¿Abrigada o pilucha? Lo complejo de achuntarle con la guagua


por m

Lograr usar la cantidad de ropa exacta para no morirte de calor o de frío ya es difícil con uno mismo, así que cuando te toca decidir por otro, que más encima no puede orientarte, es aún más complicado.

Cuando nació mi primera hija, en noviembre, le costó regular su temperatura y se enfrío, así que además de pasar algunos días en incubadora, la tuve que tener muy abrigadita y me acostumbré a eso. Era pleno verano y la pobre siempre estaba con pilucho bajo su ropa y con calcetines y a pesar de que transpiraba bastante yo pensaba que estaba perfecta, porque siempre había oído que las guaguas tienen que usar una capa de ropa más que uno, pero no.

Como mi segunda hija nació en diciembre iba a repetir el mismo patrón, pero afortunadamente las enfermeras de la clínica me dieron un excelente dato. Me explicaron que como a las guaguas les cuesta regular la temperatura, si se acaloran les sube y se enfría les baja, así que sólo tenía que usar el termómetro y ver cómo estaba, si tenía bajo 36,5 grados tenía que abrigarla y si estaba sobre eso desabrigarla. Así de simple.
Como a la pobre le tocaron esos días en que hubo 36 grados, al final terminó sólo con pañal, ni siquiera con calcetines y ella estaba demasiado feliz.

Link foto

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>