La verdad sobre el Viejo Pascuero

Wanted: Santa Clausphoto © 2008 Kevin Dooley | more info (via: Wylio)

Por El Padre de la Criatura

Se acerca la navidad y comienza una invasión mediática en la cual la estrella es el Viejo Pascuero. No tengo nada en contra de que este señor de barba blanca adorne la festividad, pero nunca he sido partidario de mentirles a los niños haciéndoles creer que de verdad existe, que vive en el Polo Norte, que tiene un ejercito de duendes haciendo juguetes y que además sabe cuando se portan mal. Me gusta el mito y la historia que lo rodea, pero creo que se puede disfrutar igual aunque uno sepa que no es cierta. Además, uno se esfuerza enseñandoles el valor de decir siempre la verdad, para luego mostrarse como mentiroso.

Hace años, cuando le conté a mi mujer lo que pensaba, me miró horrorizada y furiosa. Aseguraría que en ese momento pensó que yo era un desalmado. Desde aquí aprovecho de confirmarle que sí tengo alma, pero que la idea de ese día en que tengamos que decirle “Pepito, el Viejo Pascuero no existe, pero queríamos que fueras feliz”, me atormenta, porque imagino que a Pepito se le va a romper el corazón. Bueno, ella le tendrá que decir la verdad, ya que fue su idea esto de hacerle creer lo del Viejo ¿Quién será el desalmado en ese momento? Ah?! (Broma, lo enfrentaremos juntos).

En lo que sí le encontré razón a mi mujer, es en que si no le hacíamos creer en el Viejo Pascuero, Pepito podría transformarse en un niño impopular. Incapaz de mantener un secreto tan importante, le diría a sus amigos y compañeros que el Viejo no existe. Eso haría que los niños le preguntaran a sus padres si lo que dice Pepito es cierto y quizás más de alguno, tratando de mantener la magia navideña o evitando revelar la cruel verdad, tildaría a mi hijo de mentiroso. Pobre Pepito.

Yo creía en el Viejo Pascuero y lo hice hasta grande. Recuerdo que le escribía cartas, me portaba bien, Le dejaba los zapatos en la ventana y me iba a acostar temprano para que llegara luego el momento de abrir los regalos. Pero el día en que descubrí la verdad, también lo recuerdo claramente.

  • catalina

    Pero no es mentirles! Claro, todos sabemos que el Viejo Pascuero no existe, pero alimentar la fantasía de los niños es importante. Psicológicamente hablando, los niños necesitan tener un espacio en donde la fantasía se mezcle con la realidad, eso es parte de la infancia y con ese tipo de cosas van entendiendo el mundo de a poco.
    Yo también creí hasta grande y recuerdo el día en que supe que no existía. Me dio pena y me enfrenté a una realidad que me pareció dura: por primera vez pensé que no todos los niños del mundo eran tan afortunados como yo, pero eso me sirvió para valorar más las cosas y desde ese año, todos los fin de año juntaba juguetes, los limpiaba y los llevaba con mi mamá al Hogar de Cristo o a alguna Iglesia.
    La pena de saber que no existe, los prepara para desilusiones futuras y eso es un aprendizaje para la vida. No podemos -aunque queramos- proteger a nuestros hijos del dolor. Sí podemos enseñarles a manejar ese tipo de situaciones, a enfrentarlas y a sacar cosas positivas de ahí.
    Que Pepito crea en el Viejo Pascuero!!!

  • cux

    Ayyy a mi todo el mundo me (nos) encuentra unos desalmados por lo mismo. Este año sera la prueba real, mi hijo mayor tiene 3,5 años y cacha todo, hasta el año pasado era todo medio a medias, nunca le hemos hablado de VP, pero ahora tendremos q enfrentarnos a la calle, los primos y todo-el-resto. Creo q a esta edad mi hijo puede entender q es una fecha especial, pero q no necesariamente viene acompañado del viejtio ni de las toneladas de regalos q se ofrecen.

    • Jose

      Desalmada y quien fue el que le dio su regalo y lo asustó el año pasado en la cena de amigos?

      • cux

        jajajaja el año ante pasado…. y ahi era muy chico, no cuenta (s)

  • http://lostinpregnancy.blogspot.com/ Karina

    Estoy de acuerdo con el comentario de Catalina sobre la importancia de la fantasía dentro de la vida de los niños (conejo de pascua, ratón de los dientes, hadas, etc). Yo me acuerdo del día que descubrí de la no existencia del viejo pascuero y créeme que hay muchas cosas mas traumantes que esa en mi vida, así que no lo recuerdo como un momento doloroso, además que creo que ocurrió naturalmente…sola empece a cuestionarme y sola descubrí la verdad y fue una verdadera aventura intrusear todos los closet y lugares secretos de la casa buscando los regalos. Creo que la historia del polo norte, duendes y otros es demasiado inverosimil, mi idea es armar un cuento con este personaje especial que distribuye regalos a los niños que se han portado bien, no creo que los niños crean que los duendes de korea armaron el wii.

  • http://www.dienteleche.com m

    Yo creo que nunca creí. No me acuerdo del momento en que supe que no existía, pero sí me acuerdo de que desde chica intenté desenmascarar a mis papás. Yo creo que como mi mamá es un poco volada se le debe haber salido alguna vez una pista que me lo dejó claro.
    Yo creo que hoy con mis hijas me pasa un poco lo mismo, porque les digo ay que lindo esto que te regaló la abuela y la grande me dice, pero mamá si lo trajo el viejito, entonces yo creo que entre que cacha y entre que no.
    Es que me pasa parecido a ti y no me resulta mucho eso de andar inventando. Además mi hija encuentra super raro que el viejito está en todos los malls. No sé… es linda la fantasía y en ningún caso le diría que no existe, pero tampoco le pongo tanto color con el asunto.

  • ana bolena

    No me molesta que mi hijo crea en el Viejo Pascuero, es parte del imaginario colectivo, pero yo tampoco se lo fomento mucho. Va a sonar cebolla pero de verdad nunca le he dado mucha prioridad a los regalos pq de verdad no tengo $ para eso en estos momentos, así que para que ilusionarlo. Quizás más adelante mi situación cambie y piense distinto.
    Lo que si ME CARGA y de verdad odio, es cuando dicen que si te portas mal no viene el viejo pascuero, la dura que lo encuentro una estupidez como chantaje para los niños. Hasta las tías del jardín se lo dicen y yo miro nomás, pero por mi parte jamás oirá esa tontera. Prefiero ocupar otros métodos para que me haga caso.

  • catalina

    Toda la razón… nada que ver chantajear a los niños con esas cosas! Además, tienen que aprender a hacer las cosas porque son importantes en sí mismas, no porque si no cumplen viene un castigo.

    Yo tengo los mejores recuerdos de las pascuas de chica. Mi hermana grande me escribía la carta (cuando no sabía escribir) y la llevaba al correo con mis papás, después me llegaba de vuelta una carta, por correo con estampilla y todo de parte del viejo pascuero, eso era lo máximo!!
    El 24 en la noche le dejábamos un café y un platito con aceitunas (yo de chica -y ahora también- era fanática de las aceitunas, de hecho las pedía de regalo de cumpleaños, de pascua…) y al día sgte. la taza de café estaba vacía y el platito de aceitunas tenía solo los cuescos, prueba irrefutable de que el viejo pascuero había pasado por mi casa! Les agradezco mucho a mis papás el haber armado todo ese cuento y ahora que estoy esperando mi primer hijo, espero repetirlo.

  • mala madre

    Que lindo sono eso de las cartas, las aceitunas y el cafe.

    Yo tampoco ando chantajeando y la vez que como ultimo recurso en plena desesperacion lo intenté…no me resultó.

    Prefiero no darle tanta importancia al VP ni a los regalos…hay cosas mas importantes…y creo que los niños dejan de creer cuando ya son suficientemente inteligentes para enteder que la fantasia es algo necesario en la vida…y si algún agua fiestas le rompe la ilusión antes de tiempo…siempre salva un email, una carta, un video, una llamada desde el polo norte con un mensaje personalizado para el desilusionado…asi que SIIII ¡ Viva el anciano navideño!!!!!

  • paola

    No estoy de acuerdo con varios comentarios, la fantasia se puede estimular desde muchas otras aristas, pensar que el viejo pascuero, el conejo de pascua es necesario y casi sustancial en la vida de un niño es muy básico, yo le fomentó la creatividad y la fantasia a mi hija leyendo, pintando, escuchando música, dejandola jugar en el piano,etc… no contandole historias navideñas prediseñadas.
    No me interesan las cosas superficiales de la navidad, ni la navidad como se conoce, como la versión cristiana, prefiero su origen pagano, sin Jesús, sin el viejo, sin el mono de nieve, sin pesebre.
    Con árbol (Babilonia) con soles, con adornos, etc..

  • gabriela

    hola, este es un tema complicado y dificil de abordar con los pequeños. He de asumir que alimentar la idea del viejito pascuero es poco practico en lo tiempos actuales , ya q no falta el compañerito aquien sus papas le arruinaron la ilusion , por mi parte a mi hija hasta los 8 añitos hicimos lo imposible para q mantuviera lña idea de q existia el viejito pascuero , desde contratar a alguien q se disfrazara como tal , hasta el show de las galletitas , sin embargo ya este año terminaremos con la idea, ya q esta mas grandecit ay consideramos q ahora debe retribuir con sus actos, notas , reponsabilidades etc.Por ende se le enviara una cartita muuuyy especial dirigida a ella , ultra secreta de parte del viejito paSCUERO , en cual le dara las gracias por creer en el ,. q si alguien cuestina su existencia , no se preocupe ya q solo los niños mas buenos y especiales reciben su visita etc puras cosas lindas, perooo que desdde ahora los papas son lo encargados q cumplir sus deseos , en relacion a su comportamiento ya q cada año nacen muchos niñitos a los cuales debe , dejar regalitos , q siempre crea en el y q guarde el secreto y esta carta , como prueba de q es una niña elegida por su buen corazon y por lo enormemente especial q es.
    asi de lleno delegamos la funcion a algo mas real , ella entendera q es un secreto y no morira la magia . y quiza cuand grande sepa ñla verdad peroooooooo , la niñez ahy q alñargarla lo mas posible, ya q los niños maduran actualmente de golpe , muy rapido.
    espero les sirva . esta es mi idea
    bye