Extrasensible

Shandi-lee X {pieces I}photo © 2010 Shandi-lee Cox | more info (via: Wylio)
por Lena

Siempre he sido llorona, bien llorona, y aunque en el embarazo esto se acentuó, en la época de lactancia se hizo totalmente incontrolable. No sólo lloraba con los comerciales, típico, sino que con cualquier anécdota que tuviera un mínimo de emoción. No importaba si nunca antes había visto a la persona con quien estaba conversando, igual yo me ponía a llorar a mares.

La mayor parte de las veces yo sabía que estaba llorando por una estupidez, pero no podía hacer que las lágrimas se detuvieran, así que tenía que explicar a mi interlocutor que las malditas hormonas me tenían así, argumento que me cargaba utilizar, pero que era totalmente cierto.

Lo otro que me hacía llorar de manera inmediata era contemplar a mi guagua. La miraba durmiendo tan tranquila y perfecta y nuevamente las lágrimas hacían su aparición. Incluso hubo un momento en que pensé que iba a quedar así de llorona por siempre, pero afortunadamente a medida que la vida se fue normalizando la extrasensibilidad fue bajando y volví a ser una llorona normal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>