La obsesión por buscar el parecido

That's mephoto © 1998 Phyllis Buchanan | more info (via: Wylio)
por Lena

Basta que nazca una guagua para que todos empiecen a buscar similitudes con el papá, la mamá, los hermanos, la abuela y hasta la tía lejana. Que tiene los ojos por el lado paterno o la frente por el materno, que la nariz es igual a la de su padrino, etc, etc. Incluso a veces no es necesario que haya nacido, pues ya en la ecografía le empiezan a encontrar parecidos.

Yo nunca he enganchado mucho con eso porque me cuesta encontrar parecidos. Claramente hay veces que es evidente y hasta divertido ver guaguas que son la copia de sus papás, pero cuando la cosa no es tan clara y comienzan a analizar la cara de los niños parte por parte lo encuentro una lata. Me ha pasado con mi hija, que al parecer es bastante mezclada entre mi marido y yo, y comienzan a mirarla y mirarla sin decidirse. La gente cercana a él la encuentra totalmente igual al papá y normalmente mis amigos la encuentran más parecida a mí, o sea no hay consenso.

No sé a qué se deberá esta obsesión, tal vez tiene que ver con una cosa de identidad y de reconocerse en el otro, pero yo encuentro que está demasiado sobrevalorada. Qué importa si sacaron sus rasgos de un pariente lejano y no se parece a ninguno de los dos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>