La obsesión por buscar el parecido

La obsesión por buscar el parecido

That's mephoto © 1998 Phyllis Buchanan | more info (via: Wylio)
por Lena

Basta que nazca una guagua para que todos empiecen a buscar similitudes con el papá, la mamá, los hermanos, la abuela y hasta la tía lejana. Que tiene los ojos por el lado paterno o la frente por el materno, que la nariz es igual a la de su padrino, etc, etc. Incluso a veces no es necesario que haya nacido, pues ya en la ecografía le empiezan a encontrar parecidos.

Yo nunca he enganchado mucho con eso porque me cuesta encontrar parecidos. Claramente hay veces que es evidente y hasta divertido ver guaguas que son la copia de sus papás, pero cuando la cosa no es tan clara y comienzan a analizar la cara de los niños parte por parte lo encuentro una lata. Me ha pasado con mi hija, que al parecer es bastante mezclada entre mi marido y yo, y comienzan a mirarla y mirarla sin decidirse. La gente cercana a él la encuentra totalmente igual al papá y normalmente mis amigos la encuentran más parecida a mí, o sea no hay consenso.

No sé a qué se deberá esta obsesión, tal vez tiene que ver con una cosa de identidad y de reconocerse en el otro, pero yo encuentro que está demasiado sobrevalorada. Qué importa si sacaron sus rasgos de un pariente lejano y no se parece a ninguno de los dos.

10 COMMENTS

  1. Me parece una lata. Llegas con tu guagua y te la escanean buscando el parecido.
    Me parece desatinado porque a veces, cuando familias han optado por la adopción y no todo el mundo lo sabe, se puede caer en situaciones realmente incómodas. Lo he visto con mis propios ojos.

  2. y algo nada que ver, como s que el niño de la foto teniendo tremendo remolino en el pelo no se le para? mi hijo tiene uno casi en el mismo lugar y no hay forma de bajarle ese pelo, el resto le queda peinadito pero en esa parte es imposible!!!

    • Mi hija era así como en la foto, era un manso remolino en la cabeza, pero jamás se le paró…lo tenía pegadito. Ahora que el pelo le creció no se le nota porque la pobre vive chascona.

  3. yo no encuentro nada mas lindo que un bebe tenga un poquito de todos … no le veo el problema tratar de encontrar el parecido, es mas muchas veces lo veo como un cumplido.

  4. Acabo de ser mama por 2da vez hace una semana y los primeros comentarios ( de mi mama y suegra) fueron oh es igual a ti, oh es igual al papá ¬¬. Como mi esposo tiene un hermano, y ahora nosotros tenemos 2 hijos, mi suegra juran que son ellos cuando pequeños jajajaj si lo encuentra hasta parecido a mi cuñado :S, este es un tema que me da lata si al final igual son 50 y 50, el que se parezca más a uno no deja de ser parte del otro…

  5. Mi pareja lo primero que hizo apenas nacio mi bebita fue buscarle el parecido con él, pero no habia caso, cuando recien nacio era una copia mia. Ahora con casi 3 meses y con rasgos mas definidos tiene cosas mas parecidas a él y por supuesto el se pone todo chocho. Y bueno, para que hablar de mi suegra, que desde la ecografia 3D que empezo a buscarle parecido a la guagua, que la pera era igual a la de mi cuñada, que los labios eran de no se quien, que la nariz , etc, al principio me emputecia esa obsesion, de parte de ella, ahora me da un poco lo mismo.
    Y la verdad, es que a mi no me importa a quien se parece mas o menos, para mi ella es perfecta y hermosa en su individualidad.

  6. […] Hay una canción del Joan Manuel Serrat que se llama Esos Locos Bajitos que dice que “a menudo los hijos se nos parecen” y que encuentro que es tan verdad. Hay tantas maneras de parecerse. Hay casos en que es impresionante el parecido físico, desde niños. Que las abuelas dicen que eran iguales a no se quien cuando chicos y hasta las familias, que tiene la nariz mía, que la oreja tuya y que los ojos del tío Pepe, encuentran parecidos desde recién salidos de la guata. Que claro, me imagino tiene que ver con la pertenencia, con la identidad, como nos decía Lena en un post anterior. […]

LEAVE A REPLY