Niños en la oficina

por Cux

Desde que mi hijo mayor salió de vacaciones hemos tratado de inventarle miles de actividades diarias, pero el repertorio se va agotando y a veces nos vemos un tanto colapsados. Nos da lata que esté todo el día en el departamento porque, con toda razón se aburre, y también para aliviarle un poco la mano a la nana.

Esta semana fui un par de veces con mi hijo a mi oficina. No es una oficina muy tradicional, hay muchos amigos y hacemos hartos eventos recreativos en los que él ya había participando anteriormente. Sobre todo trabaja gente que cacha que si uno va con un niño es por una fuerza mayor y no ponen mala cara y son bien tolerantes.

Lo llevé en las mañanas, de 9 a 13 hrs, y descubrí que es bien facil mantenerlo entretenido, que le gusta todo el sistema de lápices, corcheteras, hojas y reglas, en general se portó bastante bien y claro, en una oficina siempre un niño es una revolución, todos queiren hablar con él e inventarle cosas por hacer.

Tengo el recuerdo cuando chica, haber ido a las oficinas de mi mamá, que era ultra entretenida, porque era como un banco de imágenes, entonces había que ordenar cardex con diapos, elegir fotos, etc. Además de poder jugar con los miles de adminículos oficinísticos que he amado toda mi vida, como los miles de post its, tijeras, papeles ricos, etc. Me acuerdo que lo pasaba bien y que era el medio panorama.

Entiendo que no todos pueden hacerlo, pero me aprovecho de hacerlo, porque me gusta que mi hijo me vea en esa faceta, que se de cuenta que es ahí donde estoy casi todo el día, que me vea contenta y que me rodeo de gente chora, que lo quieren y que es un lugar tan entretenido para mí, como para él.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>