Cuando atacan los piojos

por Cux

La primera vez que escuche la palabra pediculosis, fue en la primera circular que me llegó cuando mi hijo entró al jardín a los dos años y hasta ahora ya he derribado todos los mitos q rondan en torno a los piojos: que salen por descuido en la limpieza y que no se pueden combatir. Aprendí también que son muy fáciles de transmitir, que se agarran al pelo, chupan la sangre del cuero cabelludo y que más vale prevenir a tenerlos en casa. Las hembras se reproducen dejando miles de liendres que son huevos blancos que luego se convertirán en piojos. Y que pica, pica y pica.

En mi caso nunca ha pasado a mayores -me refiero a que mis hijos no han tenido porque yo les temo demasiado!-. Pero este año cuando nos informaron en el colegio que había niños con “lindos bichos en el pelo” como les explicaron a ellos -y a lo que yo le dije que muy bichos eran pero de lindos no tenían nada!- yo me urgí y empecé a averiguar por todos lados. En el colegio nos recomendaron revisarlos y en caso de no tener, hacerles un tratamiento de prevención. Por suerte la temporada está en baja, ya que cuando mayormente se reproducen es cuando comienzan las más altas temperaturas.

Así fue como llegué a liceteam.cl empresa que se dedica a combatir la pediculosis. Me encantó: habían varias niñitas que le estaban aspirando los piojos y liendres, -una nueva y muy efectiva técnica para elimarlos- y la chica que me atendió me explicó a mí y a mi hijo en términos bien básicos y fáciles de qué se trataba el sistema, cómo se contagiaban, cómo se descubrían y cómo prevenirlos.

Me llevé el kit de prevención, shampoo y bálsamo de Tea Tree que tiene “efecto antiséptico triple, ya que actúa contra bacterias, hongos y virus. Además es cicatrizante, balsámico, regula las glándulas sebáceas, siendo un efectivo repelente para los piojos” y la peineta de arrastre de acero quirúrgico inoxidable. Que no es la típica de cobre -que es bactericida, fungicida y germiciada-, pero que se supone que si hay piojos quedan pegados en los dientes y así uno se puede dar cuenta fácilmente. Todo me salíó como 18 lucas.

Aunque de todas formas hay que revisarlos constantemente -sobretodo detrás de la oreja, donde es más fácil de verlos – al parecer este kit es bien efectivo, o al menos es lo que he escuchado entre mis amigas. Porque aunque creamos – tal vez ilusamente – que nunca nos va a pasar es bueno saber cómo descubrirlos y estar siempre atentas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>