Imaginar la cara de nuestros niños

por magdalena

Muchas veces miro la cara de mis hijas y pienso cómo fue que se armó esa perfecta combinación de genes que les dio esa nariz, esos ojos, ese pelo, esa boca, ese color de piel. Cómo es que hay cosas tan parecidas entre ellas y cosas tan distintas y pienso cómo sería si tuviera más hijos. Tendrían también los ojos grandes o los tendrían más parecidos a mí? O tendría la piel clara como mi hija mayor o full morena como la segunda? Al mismo tiempo intento recordar si alguna vez imaginé la cara de mis hijas y si resultaron ser tal como lo pensé.

Es que una de las cosas lindas del embarazo es pensar, o a veces incluso soñar, con cómo serán. Sabemos que lo más importante es que nazcan sanos y que pase lo que pase los amaremos, pero ver su carita por primera vez es algo muy muy especial.

Hay gente que al pasar por las ecografías, sobre todo en las 3d, ya puede vislumbrar algunos rasgos y se da cuenta de que tiene la nariz a alguno de los padres o incluso a los abuelos. En mi caso, nunca caché mucho cómo serían mis hijas a través de las ecografías. Lo que sí sentí es que cuando nació mi hija menor encontré que se parecía mucho a la mayor y fue una sensación muy linda. Ahora son bien diferentes, pero algo hay en ellas que hace evidente que son hermanas.

Mi mamá siempre me cuenta que cuando me esperaba miraba una foto de una guagua que encontró en una revista y que se parecía a mi papá. Según ella si miraba mucho esa foto yo resultaría parecida -un poco loca su teoría – finalmente dudo que así haya sido, pero me quedo con esa preciosa ilusión de imaginar cómo serán nuestros hijos. Cómo será esa carita que después contemplaremos como un milagro.

Link foto: molly_darling

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>