Cocinando desde niños

por Cux

Tuve la suerte de participar del primer día de Ñam Santiago -Festival Latinoamericano de Cocina- donde disfruté de seis talleres escuchando muy atentamente a cada uno de los cocineros que participaban. Los encuentro unos secos a todos y me sentí ultra seducida por cada una de sus ponencias, es increible cómo son capaces de transmitir emociones a traves de la comida, cómo contaron sus experiencias de vida y de cómo llegaron a lo que son ahora.

Todos hicieron un gran hincapié en su infancia, en cómo influyó todo lo que vivieron cuando niños para ser lo que son ahora -que es mucho más que ser cocineros- y con esto no me refiero a que me gustaría que mis hijos sean chefs, no. Principalmente veo la apertura de mente que tienen, lo felices que fueron metiendo las manos en la masa literalmente, cómo les influyó ser parte de la cocina y no sentirse aisaldos. Cómo fueron conociendo los ingredientes que ahora mezclan de manera magistral. Hablaron de perderle el miedo a la cocina, incluso uno de los cocineros que exponía estaba con su hijo de 3 años aprox, y se veía de lo más integrado y feliz.

El fin de semana pasado leí en La Tercera sobre la importancia de meter a los niños en la cocina de dejarlos entrar en vez de enseñarles que es un lugar prohibido o peligroso -obviamente tomado las medidas básicas de seguridad-. Principalmente la cocina funciona como un laboratorio, es un buen lugar dónde estimular el área cognitiva y motora. Amasar, picar, lavar las verduras, sentir texturas distintas, abre todos los sentidos.

Comprueban empíricamente las cosas y desarrollan la capacidad de razonamiento. Ven una masa pasar por el horno y transformarse en queque, el agua que se hierve y se evapora. Además de hacerlos sentir orgullosos de las cosas que preparan y que luego pueden comer, ojala usen utensilios verdaderos -o casi- no la cuchara de plastico que no sirve mucho ya que verán que es solo un juguete.

Aprenden también a ser más responsables, lavarse las manos para cocinar, tener cuidado con los fuegos, los platos que se quiebran, las aguas que hierven, hace que sientan responsabilidades que vale la pena cumplir.

Un estudio realizado por la City University de Londres, publicado en BBC Mundo en febrero de este año concluyó que “Aprender a cocinar alimentos saludables conduce a una alimentación sana en la edad adulta”. Si uno les habla de esta comida sana ellos se interesan por ella, comida que uno prepara y que prepara junto a ellos, deben conocerla. Mientras menos alimentos procesados les demos, mejor.

Link foto: woodleywonderworks

  • danitza

    La verdad es que yo podria explayarme enormemente, quizas hasta escribir un post como respuesta -opinion.
    Pero sin animos de aburrir a todas, solo quiero decir q es un hermoso post.
    Mi trabajo y mi carrera me obligan a ir a estos eventos, pero no hay nada mas satisfactorio q tener una psion y poder transmitirla en algo tan etereo como son los sentidos.
    Ruego para q mi hijo, independiente de que siga o no los pasos gastrononmicos de sus padres, pueda ver esa pasion por la cocina q hay en mi, y quiera replicarla en buscar la suya propia.
    gracias cux, hasta me emocione

  • Maria M.

    ¡Qué buenos recuerdos tengo de cocinar cuando chica! Era tan entretenido, claro que mi mamá no era muy buena, entonces como que siempre cociné queques jajaja…. pero no importa , para mí era como estar en un laboratorio…. mezclar cosas y obtener otras… me encanta cocinar! No lo hago mucho lamentablemente, lo bueno es que mi hija ve a mi suegra y cuñadas que cocinan como los dioses y ella ayuda!! Espero que mis hijas aprendan conmigo y la familia el amor por la comida sana y rica.

    • Barbara

      A mi me encanta cocinar con mi hijo, y a el tmb!
      Tmb me apasiona mucho y creo que esas cosas uno las trasmite sin querer queriendo.
      Que suerte que fuiste a ñam! Quería puro ir, pero encontré que era un poco caro. Valía la pena? Eran grandes las tapas? O quedabas con hambre? A ver si el otro año voy.

  • Maritza

    Mi mamá es de esas a las que no le gusta cocinar mucho pero cocina exquisito…
    mi abuela ama cocionar y es casi un ritual, ir a la verduleria, llenar la mesa de la cocina con lo que compra y comenzar a lavar, picar, pelar verduras. y cocina como los dioses, con tanto amor que se sientee en el sabor

    mi mamá no me dejaba entrar a la cocina segun ella porque a los 13 me iba a enseñar a cocinar y yo puro la molestaba (es que soy preguntona cuando quiero aprender algo)

    mi abuela en cambio, me enseñó primero… a sacarle el pelo a los choclos, despues despuntar porotos verdes (cuando estaban tiernos y no necesitaba cucchillo), pelar cebolla, ajos, ir a buscar al huertito perejil y oregano… y pelar papas, las que al principio dejaba enanas, jajaja, le sacaba una cantidad de cascara inhumana… y de a poco terminaba revolviendo la comida y como un premio a mi ayuda, me dejaba probar antes que todos para darle el visto bueno a la sal… y aunque no serviria para estudiar cocina ni nada asi, menos para trabajar en un restoran, el cocinar para mi es una cosa maravillosa. y desde ya quiero que mi hija este en el proceso, la siento en su silla en la cocina para que me mire… le paso alguna verdura… le doy a probar algunas cosas (hasta cebolla cruda, la que ama) y espero ansiosa el dia que hagamos juntas galletas para navidad y las adornemos… huy! que emocion!!!

  • ana bolena

    Uta entre yo y mi mamá, quien cocina menos jajaja, cero pasión por la cocina en mi casa…
    Lo cual no significa que lo hago mal, a pesar de que no me gusta me hago el ánimo con tal de no comer mierda y me queda bastante rico, me gusta la enjundia pero no conozco muchas recetas.
    Me gusta más comer, así que ojalá mi hijo aprenda pronto para que me cocine jajajaj

    Bonito el post en todo caso, es bacán transmitirle la pasión a nuestros hijos, en la actividad que sea :)

  • bilis.negra

    A mí me encanta cocinar, tengo recuerdos de mi mamá dejandome revolver, amasar, etc, y así aprendí.
    A mi hijo lo tengo en la cocina siempre que estoy ahí en su silla “ayudandome” y le encanta.

  • http://www.muffin.cl maria paz

    nosotros somos medios cuáticos, pero somos de la máxima “los niños NO en la cocina”… te das media vuelta y tocaron el horno, sacaron un cuchillo, se encaramaron en el mueble, tiraron la fuente… nos da pánico asi que afuerita no más hasta que sean más grandes…. todos los cuidados son pocos, por algo los accidentes son accidentes, nadie quiere que su niño se corte, se queme, se caiga, pero pasa y la cocina es el lugar más peligroso para los enanos.

  • Pola

    ¿Alguna tuvo el libro “Empecemos a cocinar”? Es espectacular. Lo tengo desde los 10 años y aún es parte de mi cocina. Con mi hija sacamos recetas de allí, que son fáciles y pensadas para niños.
    100% recomendado.

    • ml

      Buen dato!!!!

    • Karen V.

      que buen dato! lo voy a buscar….yo tengo varios libros de cocina para niños pero este no lo conocía.

  • Stardust

    Yo creci metida en la cocina con mi mama haciendo miles de cosas, comi masa cruda como loca y ,lo sigo haciendo, me encanta mas cruda que ya cocinada! Me encantaba estar en la cocina con mi mama, de hecho ella aun conserva pegado en una puerta de un mueble de cocina (el especiero) un dibujo que yo le hice hace miles de años de ella cocinado un pollo.
    Yo no cocino como mi mama, lo hago bien, pero no a su nivel de maestra y espero que mi hija tambien guarde recuerdos de esos momentos en la cocina, lastima que mi cocina de departamento no sea gigante como la de mi mama, ya que era mas comodo estar ahi con ella haciendo cosas.
    Por lo que observo son cada vez menos las mamas que cocinan y les gusta hacerlo, de hecho un amigo decia la otra vez q su hija no iba a poder decir oh quiero comer la comida de mi mama o que rica era la comida de mi mama, y tiene razon!

  • Be@

    Mi sueño es que mis hijos cuando sean grandes se acuerden de su casa y recueden que rico se comia…. a penas tenga a mi enano conmigo lo tendre integrado a la cocina, muero de ganas de cocinar junto a el, un dia de lluvia y luego cenar en familia…… amo la cocina…

  • Karen V.

    A mi me encanta cocinar y mis enanas me ayudan, sobretodo cuando se trata de cosas dulces, tenemos muchos moldes de galletas, adornos y utensilios para cocinar, así que se vuelven loquitas cuando hay que hacerlo…les encanta!. Siempre hacemos muffins y galletas que en nuestra casa no pueden faltar.
    Mi mamá es rebuena para cocinar pero nunca me invitó a cocinar con ella, es que yo era hiperactiva (bueno, todavía) entonces no creo que hubiese durado más de 5 minutos ayudándola.

  • Vale

    A mí me encantaba ayudar en la cocina pero como mi mamá odia cocinar y las cosas no le quedan muy bien nunca me quiso enseñar, sino que me mandaba a lavar los platos… Fue mi nana de toda la vida quien me dejó meter la mano a las ollas y me enseñó cómo lavar las verduras, cómo picar las cosas, cuánto tiempo freír la comida, en fin, todos los pequeños secretos de la cocina que nunca aparecen en los libros de recetas. Si tengo hijos definitivamente los voy a meter a la cocina no tanto para que “aprendan a cocinar” sino para compartir la atmósfera que se da mientras todos colaboramos; a mí a veces me da un poco de pena que mi mamá nunca haya querido mostrarme cómo freír un huevo y que fuera otra persona quien me haya enseñado.

  • Kathi

    Mi primer recuerdo de verdad es de la cocina, haciendo un kuchen de migas con mi abuela, con las manos en la masa y picoteando las migas crudas más gordas, y sé que tiene que ser el primer recuerdo porque mi abuela murió cuando yo tenía 3 años… así que estoy super de acuerdo con meter los niños desde chiquititos en la cocina, lo unico malo es ultimamente cocino super poco, como trabajo todo el día, solo quedan los fines de semana y ni allí cocinamos siempre, pero como he vista cuánto le entusiasma a mi hija, hemos empezado a hacer galletas y kuchenes, y pancitos los domingos en la mañana, y lo pasamos super