Niños competitivos

por magdalena

A veces me asusta o me complica cuánto motivar o no a los niños a ser competitivos. No me gusta para nada el nivel de competencia que hay hoy en día, pero creo que al mismo tiempo, el motivarlos en tener aspiraciones de ganar en algo, puede ayudar a movilizarlos. Lo difícil es encontrar el equilibro, para que sea un incentivo y no un foco de angustia o estrés.

Con mi hija mayor, creo que sobre todo porque fue única durante tres años, la competencia nunca fue tema. No había a quien ganarle. Luego nació su hermana y conscientemente intentamos evitar fomentar cualquier tipo de competencia entre ellas, sabiendo que a futuro eso podía generar rivalidad. Pero aún así, hay cosas que al parecer vienen en los genes, o algo por el estilo, porque la chica es competitiva a morir y lo único que quiere siempre es ganarle a la grande. Quiere vestirse más rápido, comer más rápido, caminar más rápido, llegar más alto, columpiarse más fuerte.

Ante esto es difícil no caer en la tentación de fomentar la competencia, porque efectivamente hace que todos esos procesos que a veces son lentos y en ocasiones incluyen peleas, se hagan rapidísimo. Y confieso que a veces motivamos a la chica con ganar, especialmente cuando vemos que no nos está pescando mucho, porque basta que se lo digamos para que se focalice de inmediato. Lo bueno – creo – es que la grande no pesca nada. No la estresa que la chica quiera ser más rápida, de hecho le da como ternura, por lo que yo pensé que no estaba ni ahí con el tema de la competencia.

Pero el otro día la llevé a la plaza y se encontró con una compañerita de colegio, así que me tocó verla en acción en una dinámica que normalmente no veo, y me llamó mucho la atención como la mayor parte del juego se movía en torno a la competencia. Que quién se tiraba más rápido del resbalín, que quién trepaba más alto, que quién lograba cruzar por la barra sin tocar el piso. Mi hija no es muy arriesgada, ni tiene súper habilidades físicas, es normal, así que la mayor parte de las veces quedaba en desventaja frente a su compañera, pero al parecer más le importaba jugar que perder, porque no se picó – como muchas veces le pasa – y siguió esforzándose por superarse a sí misma. Yo estaba algo nerviosa de que por ganar intentara hacer algo peligroso, pero al parecer su cautela es superior al interés por ganar.

Cómo manejan ustedes el tema de la competencia? Utilizan el método “te van a ganar” para apurar en temas como las comidas, por ejemplo?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>