“El Negocio de nacer” un documental que abre los ojos.

por Eleonora

Uno de mis hobbies favoritos estando embarazada es ver todo tipo de serie, docureality, película y documental que puede aparecer por ahí sobre embarazarse, dar a luz, tener hijos, etc. Es como si no pudiera consumir suficiente información al respecto y necesito siempre más. Es terrible, y así es como he visto muchas tonteras (como la malísima “Qué esperar cuando estás esperando”), pero es así también que me he encontrado con cosas que me educan sobre el tema de una forma excepcional.

A esta segunda categoría pertenece el documental “El negocio de nacer”, de la cineasta Abby Epstein (quien estaba embarazada al momento de hacer el documental) y de la productora Ricky Lake (sí, la del talk show). En el documental se nos muestra cómo el parto ha sido de a poco convertido en una procedimiento médico cada vez más quirúrgico y menos personalizado, y cómo ha ido casi desapareciendo de la sociedad la idea de que el parto es un momento natural en la vida de una mujer que decide tener hijos, en el cual la madre toma las decisiones y no el doctor.

Cuando recién supe de qué trataba quise verlo porque siento que con mi primer hijo yo no tuve pito que tocar en cómo nacía. Me dijeron que tenían que hacerme una cesárea porque tenía oligoamnio (es decir, tenía muy poco líquido amniótico), me la agendaron para el otro día, y yo, primeriza y asustada, sólo obedecí. Ahora pienso que con 37 semanas quizás me podrían haber inducido, quizás podría haber sido distinto, y no habría tenido que estar amarrada a una cama viendo cómo se llevaban a mi bebé recién nacido para limpiarlo y medirlo y pesarlo mientras yo lo único que quería era ponerlo en mi pecho. No sé, quizás podría haber dicho algo, pero acá el doctor siempre tiene la última palabra.

Ver el documental fue doloroso porque sentí que se ha hecho del parto un negociado como todas las cosas en nuestra sociedad. Las mismas mujeres agendan sus cesáreas a su conveniencia, los doctores las agendan para llegar temprano a la casa, ante cualquier problema te abren y no hay ni un minuto gastado en pensar cómo lograr un parto natural. Entiendo que cuando hay problemas hay que hacer lo que hay que hacer. Pero los embarazos con problemas no son la mayoría y sin embargo son tratados como si lo fueran, con la cantidad de drogas y procedimientos que involucran y que muchas veces, son innecesarios.

No quiero contarles mucho más sobre el documental para que lo vean. Lamentablemente sólo lo encontré en Youtube sin subtítulos, pero si tienen cómo conseguirlo y verlo, por favor háganlo, aunque sea sólo para informarse sobre sus opciones. Tampoco quiero juzgar a las mujeres que tienen cesáreas optativas o que tienen partos naturales sedadas con epidural, no. Sin embargo siento que está bueno conocer todas las opciones, y yo por lo menos quedé con las ganas de empujar a mi hijo al mundo lo más naturalmente posible, para sentir el poder y la satisfacción que se debe sentir tener a tu hijo en tu pecho, recién salido de ti, después de haber pasado por todo ese dolor y ese esfuerzo, pudiendo decir con orgullo que tú, y nadie más que tú, lo trajo al mundo.

 

19 COMMENTS

  1. Cuando veo estas cosas, agradezco que, sin buscarlo, tuve un parto hermoso. En una clínica, sí, lamentablemente en un quirófano (a todas se les ocurrió parir ese día y no quedaban de esas piezas donde tienes a tu hijo ahí mismo), pero igual lindo. Mi hijo no bajaba, y el doctor esperó prudentemente. Le dijo a mi marido que si no bajaba en una hora, me harían cesárea, pero yo nunca lo escuché. Finalmente no fue cesárea, y lo más lindo, tuve la experiencia de, en el último empujón, sacar a mi hijo (con miles de manos atentas) con mis manos y ponerlo sobre mi pecho. En ese minuto me dio pánico pero ahora entiendo que fue algo único.

  2. Deberías conversar inmediatamente con tu médico que esta vez quieres parto y no cesárea, no te vaya a salir con la estupidez de que por que ya tuviste cesárea no podrás tener parto nunca más, a todas mis amigas se lo ha dicho su respectivo médico y todas cayeron redonditas…yo con mi primera guagua llore en la sala de parto porque estaban a punto de tajearme y mi doc no llegaba, por suerte llego y espero y fue parto, y el segundo también y eso que peso 4,120 kg…todas podemos, así ha sido siempre, te deseo mucha suerte

  3. Las mujeres están convencidas (o se han dejado convencer ) de que parir es dificil y que amamantar una ruleta.
    En mis circulos de mujeres hay cesáreas y mamaderas que las que han buscado parir y amamantar… lo curioso es que todas tienen una explicación “medica- anatomica”, y es cosa de detenerse unos segundo a pensar que de ser cierto la humanidad se hubiera extinto hace milenios.
    Claro, las mujeres antes podian morir pariendo pero principalmente por “fiebres puereperales” (infecciones post parto) mas que por problemas que se resuelven con una cesarea.
    Es increible el poco interes que parecen tener muchas mujeres que no preguntan, no cuestionan, o investigan cuando la buena información esta ahí, a la mano.

  4. Lo bueno, es que ahora estás empoderada <3 y eso es lo importante, si quieres tener a tu bebé con más apego y respeto, así será 😉 por mientras lo importante es difundir que existe OTRO MODO de ver las cosas, no desde la óptica de los DIOStores, además con la reaparición de las doulas ahora todo es más ameno 🙂

    Te recomiendo que veas este trailer, no tengo mucha información al respecto pero sé que es un documental que habla del negocio que han hecho en el norte con los pueblos originarios, más especificamente el aymara, que durante siglos habían nacido en casa y con partera, pero que desde que tienen algo asi como un seguro de salud 100%, los doctores no dudan en "hacerle creer" a las mamás que su bebe viene con problemas para de este modo sacar todo el beneficio económico de este seguro, además de asustar a las mamás, no fomentar el apego y la lactancia y un sinfín de consecuencias más u.u
    Es increible que nos quieran venir a enseñar a parir solamente porque tienen un título.

    Abrazo apretado!

  5. A mi me negaron desde el primer día la cesárea. Si que me preparé psicológicamente para un parto natural, lo complicado fue que en mi caso estuve 14 horas en trabajo de parto (sí! demasiado) por lo que a la hora 6 me administraron la primera dosis de epidural (si bien yo aguantaba las contracciones, eso le provocaba un estrés al bebé). El médico junto a su equipo me seguían diciendo que mi parto sería normal. Resultado, parto inducido, de emergencia y con espátulas. En su momento rogaba porque me hicieran una cesárea, pero ahora que lo pienso, fue excelente la resolución del médico. Ya que al día siguiente me sentía genial. Además, fue un parto respetuoso con el tema del apego, mi hijo nació e inmediatamente lo pusieron en mi pecho (en ese instante se me olvidaron todas las horas, las tres dosis de epidural y los nervios del proceso).

    Nori, si quieres tener un parto natural trata que se respete tu decisión. Porque al final, el cómo tenemos a nuestros hijos debería depender de nosotras, de nuestras convicciones, no de la comodidad de un médico 🙂

  6. Estupendo artículo! Esto del parto empoderado es todo un tema. Yo, personalmente, aún no tengo hijos, pero sí muchas primas y amigas que sí. La mayoría de ellas tuvieron a sus bebés en hospitales públicos y el trato fue horroroso y traumático. Yo había crecido (al igual que ellas), pensando que ese “mal trato” era lo normal y la que se quejaba era tomada como “loca llorona”. Hasta que conocí el movimiento “Parto digno y respetuoso”. Fuimos con mi amiga a unas charlas y ahí nos dimos cuenta que está considerado como un abuso (incluso abuso sexual) cualquier actitud que te prive a tí de tu libertad o dignidad ante tus decisiones en cuanto a tu parto (desde inducir tu parto antes de tiempo, como usar herramientas o las propias manos a la fuerza sin avisarte, o sufrir insultos o negligencia por parte del personal).
    Por ejemplo, nos enteramos que es DERECHO de toda mujer el poder tener acceso a anestesia en cualquier momento durante el parto, sin embargo en los hospitales públicos (al menos en valparaíso y viña) frecuentemente lo niegan con la falsa escusa de que solo hay un anestesista y que no se encuentra en el hospital. La realidad de las cosas es que el hospital en verdad se AHORRA dinero de anestesia argumentando que “las mujeres están hechas para eso y que nadie se muere de dolor”. A mi amiga tampoco la dejaron entrar con su pareja (lo cual también es un derecho que no te pueden negar), las enfermeras eran bruscas y muchas trataban pésimo a las madres jóvenes o a las mamás adolescentes (otra amiga fue testigo de cómo insultaban a una chica que la habían violado y que igual quiso tener su bebé).
    Es por todo esto que se inició un movimiento en latinoamérica que de a poco está velando por el parto digno y respetuoso, y ya hay mucha información en las redes, así que las invito a informarse ya que hay muchas alternativas para poder tener un parto más sano y más respetuoso (incluso según supe se habilitó un cuarto en el hospital de Limache para poder tener tu bebé en “cuclillas” en una silla especial, como el parto mapuche).

    • Discrepo en un punto, mi mamá trabajó 40 años en sector público (matrona) y cuando no hay anestesista es porque de verdad no hay, ya sea porque está en un pabellón (cesárea o cirugía ginecológica) o no está y en el peor de los casos porque los perlas estan durmiendo o viendo un partido de la selección (me contaba que tenian que ir casi que a sacarlos a patadas de la residencia médica). Eso del ahorro no es asi porque los anestesistas están contratados y los insumos comprados.

  7. Yo siempre quise cesarea, y si me informe , si me explicaron y aun asi yo queria cesaria y asi tuve a mi hija fue siempre mi primera opcion , segura y clara. No encuentro que mi opcion fue erronea, no sufri nada, cero complicacion, el mismo dia en la noche andaba caminando con mi hija en brazos. No siempre todas las que hemos traido a nuestros hijos por medio de una operacion ha sido por que nos han convencido de eso, o por que no nos han indicado apropiadamante nuestras opciones, o hemos sido maltratadas,,,en mi caso por lo menos fue una decision conciente e informada.Sé que para muchas ha sido terrible , pero por lo menos para mi fue lo mejor, no tueve problemas de apego , ni nada

    • Super bien que hayas tomado una decision informada, pero me imagino que con esa misma solidez tambien asumes que tomaste una decision pensando en tu bienestar y no en lo que era mejor para la guagua.

      • Bajo mis criterios y sin presion de nadie , decidi lo mejor para las dos, fue un parto tranquilo, feliz,sin riesgo alguno, cero trauma,,,no hubo necesidad de usar forcep para sacarla por que eso era seguro en el parto normal( yo muy baja y estrecha , mi hija muy grande y mal puesta),,,,,jamás en mi vida me habian operado de nada ,,,no tenia experiencia previa en pabellon…converse con varias mamás, enfermeras, matronas,,lei libros,,,y por supuesto con mi medico,quien me transmitia mucha seguridad.

  8. Yo me informé lo más que pude y el médico siempre dijo que iba a respetar mi opción de parto normal. De hecho tuve algunos síntomas de diabetes gestacional y logré bajar de peso y mi hijo bajó de decil y todo. Y aún así el médico el día del parto me hizo cesárea. Me parece que eso ya lo había contado acá, y es que de verdad siento que me robaron algo importante para mi, aún siento rabia y pena. Por suerte mi hijo está bien (no tenía ningún problema, sólo un médico flojo que quiso apurar mi parto) y mi consejo es que se apoyen en alguien que las apoye en su decisión y que tenga la personalidad suficiente para hacer valer sus opciones. En mi caso tenía claro todo, pero era primeriza y todo fue tan rápido que ni siquiera pude pensar en lo que me estaban haciendo y cuando ya quise reclamar me estaban metiendo al pabellón y amarrándome a la camilla, y a mi pareja le dijeron que era necesario (se me había roto la bolsa y al llegar sólo tenía 1 cm de dilatación) de lo contrario podía pasar algo malo. Y ni siquiera me hicieron un monitoreo fetal. Que rabia.

  9. Mi hija nació en un pequeño hospital público en el que se realizan partos humanizados/respetados, en ellos las mujeres son las protagonistas y no el personal médico. Las mujeres deciden hasta la posición que les acomoda más parir. A los bebés se les recibe en una pieza con luz tenue, con mantitas calentitas y no hay intervenciones como en una hora, en la que se privilegia el contacto piel a piel y la lactancia. Puedo manifestar que el parto fue una gran experiencia, creo que me hizo sentir una especie de poder sobre mi cuerpo que no sabía que tenía, esa volá.
    Lástima que la lleve tanto “negociar” fechas que le acomoden al médico, no querer sentir dolor, permitir que te quiten a tus hijos para pesarlos y etc., que te vean como un número más para ocupar un pabellón y un cuanto hay.

  10. Encuentro nada que ver que digan: Debes decirle a tu médico que quieres parto y no cesárea. Nada que ver porque yo tuve 2 cesáreas y también para mi fue mi parto.

  11. Yo las admiro inmensamente cuando hablan de tener un parto “lo más natural posible”. Para mi el dolor de las contracciones es tan inmensamente insoportables, que lloré por la epidural con mis dos hijos.

LEAVE A REPLY