Mamás de piel: los niños también tienen diferentes tipos de piel?

pieles2
por Irene, presentado por La Roche-Posay

Tengo dos hijas y en la enormidad de cosas que me impresiona lo distintas que son, una de ellas es la piel. A pesar de que son muy parecidas físicamente, cada una tiene un tipo de piel muy diferente de la otra.

La mayor tiene una piel clara que no reacciona mal al sol, que cicatriza rápido, pero que se seca con muchísima facilidad. De hecho tengo que cuidar la temperatura del agua, los tiempos de baño y que no lave en exceso sus manos para que no se le hagan heridas, además de preocuparme de que se humecte permanentemente.

La menor en cambio, tiene una piel más morena y muchísimo más sensible. Desde bebé se le presentó dermatitis atópica, y reacciona muy mal a cualquier herida o cicatriz, ya sea de peste cristal, una picadura de zancudo, etc. Sea lo que sea que la afecte, tiende a hiperpigmentar esa zona, por lo que el bloqueador de nuestro amigo inseparable. Algo parecido sucede con sus codos y rodillas, los cuales a su corta edad, ya son más oscuros que el resto de su piel.

Averiguando he descubierto que al igual que los adultos los niños tienen diferentes tipos de piel y según eso podemos enfatizar algunos cuidados.

Las hay naturalmente más secas y sensibles, las que deben cuidarse desde el momento del baño. Un buen consejo es elegir bien el jabón, porque no todos son iguales.

Aunque la mayoría de los jabones de niños dicen hipoalergénicos, no todos se ajustan a una piel seca. Para ellos es recomendable más que un jabón, un aceite de baño, que mantiene el equilibrio de las pieles secas, las repara y restaura el confort y la elasticidad.

En estas pieles son comunes los cachetitos rojos tan típicos de esta época del año. Esta zona puede ser calmada con algún bálsamo muy suave que no los irrite. La clave es mantener la piel hidratada y ojalá controlar la temperatura de nuestros niños (no sobre abrigarlos) para evitar que se pongan muy rojitos. Un buen consejo es usar agua termal al agua) para bajar el color y restaurar.

Hay otras pieles que son más propensas a los granitos blancos y a unas espinillas en la carita y el torso. Muchas veces esas pieles se acompañan con el cuero cabelludo más graso y con placas en la cabeza que todas morimos por sacárselos. Para ellos, también es importante la limpieza, ojalá usar un syndet, que es un limpiador en gel sin jabón, que limpia con suavidad sin agredirla.

Lo bueno es que los syndet también se pueden usar como shampoo y son especiales para esas cabecitas. Para terminar, siempre es bueno un buen masaje con algún producto hipoalergénico, sin perfumes para no irritar.

En ambos casos el protector solar es siempre indispensable, sobre todo si los niños tienden a pigmentar heridas o zonas con mayor roce.

De a poco mis hijas han ido aprendiendo cómo cuidar su piel según sus propias necesidades y siento que es mi misión inculcar en ellas esta preocupación para que crezcan con una piel linda y sana.

Todas tus dudas sobre la piel de tu bebé y tus niños son bienvenidas, de esa manera las podremos ir resolviendo con ayuda de los expertos de los laboratorios La Roche-Posay y compartir esas preocupaciones con los demás papás y mamás que estén pasando por lo mismo.

Déjanos tus inquietudes sobre este u otros temas relacionados con cuidado de la piel de tu bebé en los comentarios y sigue atenta a los concursos de DienteLeche porque habrá muchas sorpresas. Si quieres conocer más de los productos La Roche Posay visítalos en facebook y en www.laroche-posay.cl
Esperamos contar con tus comentarios y opiniones cada día.

También puedes acompañarnos a través de nuestras redes sociales:
Twitter: @dienteleche
Instagram: @dienteleche
Facebook: facebook.com/dienteleche
Pinterest: pinterest.com/dienteleche

LEAVE A REPLY