Mamás de Piel: consejos para la llegada del recién nacido

por Irene, presentado por La Roche-Posay

Uno de mis momentos favoritos cuando esperaba a mi bebé fueron los días previos al nacimiento, en que tuve que preparar su ropita y mi casa para recibirlo. Ese momento en el que él es tu única preocupación, y puedes concentrar toda tu energía para recibirlo.

Recordé a mi mamá cuando esperaba a mi hermana chica y el cuidado con que lavó cada prenda a mano con detergente hipoalergénico, secó todo al sol y luego lo puso en bolsitas para que no se volviera a ensuciar. Así que, 20 años después, yo repetí la operación, sintiendo que mi hijo estaba cada vez más cerca.

Yo ya sabía de casos cercanos de mamás que creyendo que la ropa estaba limpia por estar nueva, no la habían lavado provocando la irritación de toda la piel del recién nacido, por lo que puse extremo cuidado en esta tarea.

También quería dejar listo el lugar en que lo mudaría. Compré un mudador acolchado, pero lo cubrí con un “tuto” suave para que la piel de mi bebé no se pegara al plástico, pero a la hora de escoger los productos que utilizaría al mudarlo estaban con poco confundida. Algunos me habían dicho que usara sólo agua, otros vaselina, otros que usara una crema que evitar la dermatitis del pañal –las temidas coceduras– aunque no tuviera señales de ellas. Y yo me preguntaba, ¿Qué tan seguido tendré que cambiar el pañal? Mientras no se cae el ombligo, ¿cómo lo baño?, ¿cuándo lo baño? ¡Me sentía muy insegura respecto de los cuidados que tendría que tener!

Afortunadamente en la clínica –y en muuuchas conversaciones con mis amigas que ya eran mamás– me dieron los tips que yo desconocía, como por ejemplo lavar la ropa con un detergente sin suavizantes, ni fosfatos y enjuagar con abundante agua; limpiarlos sólo con algodón, agua y vaselina durante sus primeras semanas; que no usara talco, pues tapaba sus poros, ni tampoco fragancias, ni colonias. Además de preferir siempre telas de algodón para su ropita y sus sábanas. Todo con el fin de cuidar su delicada piel.

También aprendí sobre la existencia de productos especiales para bebés como como la línea Lipikar de La Roche-Posayque simplifica la vida porque tienen desde productos para el baño del recién nacido, hasta productos para niños con pieles atópicas. Como son recomendados por dermatólogos y pediatras dan la confianza de seguridad y tolerancia que uno necesita en esta primera etapa de los niños. También es un muy buen dato Cicaplast Baume B5 para evitar las coceduras y las irritaciones del pañal.

Ahora mis amigas primerizas me preguntan cosas a mí, ¡y me encanta! Pero no puedo evitar sentir la nostalgia de aquella feliz –y ansiosa– espera.

1 COMMENT

  1. La crema Cicaplast Baume B5, la compre sin tener datos al respecto ya que todas las amigas ocupan las comunes, pero las encuentro tan “duras”, como que se pegan en el poto de los bebes, así que le comente esto a la chica de la farmacia y me recomendó la cicaplast, no es barata, pero no pasa de las $6.000, hasta ahora que mi pequeña tiene un mes y no hemos tenido ni una cosedura ni enrojecimiento, así que la recomiendo completamente, eso si, yo uso solo agua para lavar el poto de mi niña, yo le digo: POTO AL AGUA NO MAS, aunque sea pipi. En las noches uso algodones remojados en aguita, nada de toallitas humedas.
    Es muyyyyy importante tener un lugar donde mudarlos, ya que la espalda sufre muchisimo!!! y con respecto al detergente, hice lo mismo, lave todo a mano lo que sí, seque en la secadora, en ese momento descubrí que los pañales bambino no se deben meter en ella, se arrugan enteros. El mejor detergente fue el popeye, mi mama lo uso y yo seguí lo mismo.
    Saludos!!!

LEAVE A REPLY