No más juicios entre madres

por Eleonora

Como mamá, uno siempre quiere hacer lo mejor posible para los hijos. Queremos darle la mejor comida posible, educarlos de la mejor manera posible, amarlos lo más posible. Sin embargo, existen diferentes maneras de ser mamá como existen diferentes mujeres que tienen hijos, por lo que uno puede encontrarse con mamás que hacen las cosas diametralmente distinto a cómo las hacemos nosotras.

Y ahí, ¿qué se hace? Uno puede estar muy convencida de la manera propia, pero eso no significa que la manera de las otras esté equivocada. Sin embargo, pucha que somos buenas para andar juzgando la maternidad ajena. Pasa que uno quiere tanto hacerlo lo mejor posible, que muchas veces caemos en la trampa de pensar que nuestra manera… es la única manera. Y no po.

Que si es mejor portear, o es mejor andar en coche. Que es mejor la pechuga, que el relleno no es veneno. Que es mejor colechar, o es mejor que duerman en su cuna desde siempre. Mientras cuidemos y criemos a nuestros hijos sin actitudes violentas hacia ellos, creo que las decisiones que tomamos con nuestras parejas no deberían andar justificándose frente a otras madres.

Similac observó este conflicto, y creó una campaña llamada “The Sisterhood of Motherhood”, que se traduce como “La hermandad de la maternidad”, y nos llama a dejar los juicios de lado y comprendernos entre madres. Todas somos madres primero, más allá de nuestras creencias. Ése es el mensaje final de este divertido video que muestra una pelea en el parque entre distintas “pandillas” de mamás y papás. Ojalá les guste y les sirva para observar nuestros propios juicios y cambiarlos.

18 COMMENTS

  1. wena…. el autor es una marca de leche de tarro en el contexto de una epoca en que se busca la promoción de la lactancia… puro marketing…. decadas atras la leche de tarro se recomendaba como LO mejor para la guagua y de a poco fueron apareciendo las alergias (mal que mal esta hecha a base de leche de vaca, para terneros), asi también hubo un tiempo en que los puchos eran hasta recomendados por los medicos como promotores de la salud pulmonar…
    Hasta los padres golpeadores se justifican en hacer lo mejor para sus hijos, asi que esa declaración de principios es bastante vana.

      • Yo creo que no lo está poniendo al mismo nivel en gravedad ni condena, sino que es un asunto de justificar bajo la premisa de que “es lo mejor”, que se da en distintas dimensiones y en la crianza lo vemos harto: “dejar llorar para que no se acostumbre a los brazos”, “que aprenda a dormir solo”, “que tome leche cada tres horas porque DEBE tener horarios fijos”, “una palmada a tiempo para que sepa quién manda”, etc. Cuando leí el post me quedé harto tiempo pegada en eso de no juzgar, y pensaba en todos estos casos ¿son acaso estilos distintos de crianza? yo creo que hay que transparentar, hay hartas prácticas que se ejercen y no porque sea lo mejor para los hijos, más bien por comodidad adulta y porque no entendemos que los niños son eso, se comportan como tales y tienen sus propios tiempos. Lamentablemente hay un montón de prácticas dentro de la crianza que sí son violentas ¿y qué debemos pensar? que son estilos diferentes y fin. Pucha, no estoy de acuerdo. Estoy en pro de apoyar e informar lo más y mejor posible sobre los embates de la ma/paternidad, pero no de justificar lo que dañe a los niños y eso se ve a diario. Sin ir más lejos en el video sale un tipo porteando a un bebé mirando para delante y ya es sabido que esa posición es dañina para el bebé. No quiero ser densa, pero pucha que pensé en este asunto mucho más allá de este video.

        • ¿En serio me estás diciendo que un niño que duerme en su propia cuna o que come en horarios fijos ha sido violentado o agredido? ¿De verdad vas a comparar la implementación de horarios de alimentación con la violencia física?
          A modo de ejemplo sobre lo arbitrario que es definir UNA forma de crianza como LA forma correcta, voy a contarles MI experiencia particular con el colecho. Durante los dos primeros meses, coleché con mi primera y única hija, porque leí mucho sobre lo importante que era en términos afectivos y lo cómodo que era para amamantar a libre demanda durante la noche. Los dos primeros meses fueron buenísimos, se despertaba frecuentemente para comer, se dormía en mi pecho, exquisito en todo sentido. Durante el tercer mes, noté que mi hija dormía mal, tanto si estaba en mi cama como si estaba en su cuna -que está en nuestra habitación-. Hacía ruidos toda la noche, ruidos que eran claramente de incomodidad. Al cuarto mes, pasó definitivamente a su cuna -todavía dentro de nuestra habitación-, pero dormía al lado del papá, por lo que se quejaba menos y parecía dormir mejor. Anoche durmió sola, en su propia habitación, en su propia cuna, y no tienen idea de lo feliz y luminosa que despertó. Durmió toda la noche, descansó profundamente -yo no, porque me levantaba cada hora para ver si estaba ok.
          Ella no “aprendió a dormir sola”, sino que yo, como madre, a punta de observación, me di cuenta de que durmiendo conmigo o cerca mío, dormía MAL. PÉSIMO. Le encanta dormirse en mi pecho o cerca mío, pero una vez que se durmió, “chao mamá, nos vemos, cierra por fuera”. No voy a pergeñar explicaciones para eso. Simplemente, es un hecho. A otras guaguas el colecho les resulta fenomenal, a la mía no.
          Entonces, no voy yo a decirle a otras mamás que el colecho es una práctica que tortura a las guaguas porque les impide descansar (sería mentira asumir que eso les pasa a todas las guaguas), así como tampoco voy a aceptar que otra mamá me diga “es que colechaste mal”, “así no se colecha”, “yo te voy a mostrar cómo se colecha exitosamente” o, peor “tu forma de colechar terminó dañando a tu bebé”.
          ¿O es muy tonto lo que estoy diciendo?

    • Ah no, qué latera… tu superioridad moral no tiene límite. Además, cero sentido del humor. CERO. Ok, el video es parte de un mega complot para envenenar a todas las guaguas del mundo. Francamente, tu postura (en este post y en otros) está al borde de la intolerancia.

      Y que conste, estimada, que con muchísimo esfuerzo (PORQUE CANSA, NO SOY UNA SUPERHEROÍNA) doy pecho a libre demanda hace ya 5 meses. No lo hago por doctrina ni por moda, sino porque puedo hacerlo, así como hay otras mamás que, por diversos motivos que nadie tiene el derecho de juzgar, no pueden. Y eso no implica que sean una hueonas desconsideradas y negligentes.

      • A mi me da mas miedo tu respuesta con insulto incluido (¿seguro que no eres tu la intolerante).
        Yo por comodidad opte por darles Nutrilon a mis bellos desde el mes, tengo gemelos y estaba superada del agote, lo que no me limita a reconocer un “lavado de imagen publicitario” cuando lo veo y no me ofende que me pregunten por que no doy pecho porque fue mi opción informada y conciente de acuerdo a lo que a mi me acomodaba.
        El video es simpático, pero demasiado cargado al cliché.

        • Querida Ana
          Te has perdido la mitad de la discusión, que viene de otros post en que María ha sido súper crítica de las mamás que no dan pecho, de las mamás que necesitan contención tras el embarazo, de las mamás que crían de manera distinta a la que ella ha críado.
          Saludos

          • No, si los he visto, y aunque no comparto todo si que me parecen visiones pragmáticas, uno no está acostumbrado a las opiniones sin anestesia (que es bien distinto a las opiniones violentas, viscerales o con insultos). Cuando me ofendo no salto a atacar de vuelta, medito y siempre descubro que es porque yo tengo una yaya sin asumir, el esqueleto en el closet que le llaman los gringos, y cuesta asumirlo, siempre es mas facil “matar al mensajero”

          • Bien por ti que encuentras en cada ofensa un defecto propio.
            Mal, en todo caso, asumir que a los demás les pasa lo mismo (muy “María” de tu parte). Yo me ofendo cuando otro me define de un modo que no soy. Si cada ofensa implicara un defecto propio, entonces el “ofensor” siempre estaría en lo correcto. Raro eso, ¿o no?
            En cuanto a la maternidad, soy mega sensible, sobre todo en lo que toca a esas campañas del terror sobre las formas de crianza.
            En cuanto a las opiniones de María, tú las puedes estimar pragmáticas; a mí me parecen poco empáticas y muchas veces desconsideradas. Si en esos términos te funciona mi crítica, bacán, aunque tampoco estoy para darte en el gusto.
            Salud y suerte.

          • ¿Dije que a los demas les pasa lo mismo?, yo hablo de mi vivencia, de la forma en que percibo e internalizo mi entorno, medito mucho acerca de mi sentir, pero no puedo extrapolar a otros, menos si son otros desconocidos, no tengo esa arrogancia.
            A más te leo más agresividad revelas, eso no te hace bien y nubla la forma en que ves al mundo y los otros. Ojalá encuentres paz.

          • Asumes que a los demás les pasa lo mismo cuando recomiendas seguir el mismo método de auto-examen y reflexión.

            “A más te leo más agresividad revelas, eso no te hace bien y nubla la forma en que ves al mundo y los otros. Ojalá encuentres paz.”
            Eso, exactamente eso, es lo que entiendo por superioridad moral (self-righteousness, como dicen los gringos que te gusta mentar). Me impresiona que la gente se sienta con el derecho de hablarle así a otras personas, sobre todo cuando uno no les ha pedido ningún tipo de guía espiritual o moral.

            Como dije hace un par de posteos, nunca se me ocurriría juzgar a otros en función de mi propia experiencia.

            Humildad es lo que falta.

    • De partida no creo que a la Eleonora Similac le haya pagado por subir el vídeo, sólo viene a ilustrar de manera graciosa algo que es tremendamente evidente en espacios en los que se habla de maternidad (llámese reuniones familiares, juntas con amigos, blogs, foros, grupos de madres en facebook) en que sorprende la capacidad extrema que tienen algunas mamás de juzgar a otras e incluso insultándolas en lo más sagrado para uno (al menos para mí): la relación que tiene con sus hijos. Todos se creen portadores de la verdad y empapelan con información o muchas veces desprecian al que piensa distinto… Yo creo que a eso se refieren, y nadie me lo ha contado porque lo he visto, lo he leído y lo he vivido.
      Ah, y por lo que dice Ana más abajo, cómo no va a ser cliché si los gringos son los padres del cliché, pero igual está bonito.

  2. Yo fui víctima de bullying de varias mamás conocidas por mi “opción” de darle precisamente Similac a mi guagua. Y cada vez yo me sentía en la necesidad de explicarles por qué lo hice… Lo mío fue bien fome, caí en la UTI cuando nació mi hija y simplemente no pude amamantar porque me estaba muriendo.

    Ahora mi hija tiene un año y no saben cuanto sufrí por ese bullying, lloré tantas veces y me sentí tan mal con esa necesidad de justificarme… Recién ahora me doy cuenta de que no tendría que haber perdido un minuto de mi día pensando en gente tan intolerante con el resto que juzga sin saber contextos ni razones.

    Qué triste el tono de algunos comentarios, realmente.

    • Pucha qué lata! Me doy cuenta de que no era la única… Y tambien me hicieron sentir tan mal… Y, pese a que voy a hacer todos los intentos por dar lme si tengo otra guagua no soy quién para juzgar nada porque en cierta medida mi lactancia fracasó (mandé una colaboración contando mi historia hace unos meses) Ahora que ya fui Mamá soy de la idea de que alguien que tome cualquier decisión respecto a crianza sea después de haberse informado y no rendirse de una a los mitos. Pero, claro, es sólo una opinión

  3. Wajajajjaj La nota titula “No más juicios entre madres” y en la mayoria de los comentarios no hacen más que hacerse pebre.

      • Está lleno de minas locas, neuroticas y del terror. La primera reunión del jardín infantil fue del terror, lleno de locas con respuesta para todo que creen que los demas están en contra de ellas y de sus angelitos.

  4. Que onda, me da rabia eso de que por ser mamás se crean con el derecho de opinar sobre la crianza de otras mamás.
    Cada cual cría como puede y quiere, su guagua no se va a morir ni ser peor persona por no tomar leche materna.
    Bajen las tensiones chiquillas!

Comments are closed.