Ese asunto elegantemente llamado: incontinencia urinaria

salto
por Alicia

Estornudar y toser ya no es lo mismo.
Mucho más complicada es la posibilidad de saltar en una cama elástica.

Luego de tener a mis dos hijos, bastante seguidos, ya es un hecho que mi capacidad de contención urinaria está en baja. Leyendo al respecto me doy cuenta que hay versiones encontradas acerca de si esta situación es producto de un parto vaginal mal atendido o si simplemente “son cosas que pasan” con el peso que soportó el piso pélvico durante el embarazo, aumentando el riesgo los casos de obesidad, longevidad e incluso las infecciones urinarias.

Lo cierto es que actualmente me encuentro preocupada de ir manejando la incontinencia urinaria, para que idealmente deje de acompañarme.
Cuál es la clave para avanzar hacia este objetivo? Los músculos de Kegel y su ejercitación.

Si bien este concepto ya me era familiar porque lo conocí durante el embarazo, preparando mi parto sin anestesia, no pensé que tendría que volver a trabajarlos, pero nunca hay que decir nunca.

Para trabajar los músculos de Kegel se puede recurrir a mucha información clara y útil que hay en la web, con descripciones, ilustraciones incluso videos.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY