La Apnea Emotiva o el peor día de mi vida

B
Por Cux

Hace 2,5 años aproximadamente viví el momento más heavy de mi existencia. En unos segundos pensé que mi vida había cambiado para siempre y todo se me fue a la mierda. Fue hace bastante tiempo y aunque lo he contado más de una vez, no había logrado escribirlo y mucho menos publicarlo:

Estabamos despidiendonos en el cumpleaños de un sobrino, era tarde, les pedimos a los niños -en ese momento el mayor de 5 y los mellizos de 1,5 años- que se pusieran sus polerones porque nos íbamos. El, mayor y uno de los mellizos no tuvieron problema, el otro mellizo me dijo que NO y empezó a rabiar como siempre lo hacía, empezó a llorar, mucho después entendí que no quería ponerse el polerón. Yo no lo pesqué, solo le dije que hacía frío y que tenía que abrigarse, seguí caminando y no lo escuché. A los pocos segundos me dí vuelta, lo miré, él estaba tratando de llorar, pero no podía. Lo levanté, le grité, lo moví, y él trataba de llorar y no le salía el llanto y tampoco la respiración.

Empezó a ponerse morado, tieso, blanco.

Estaban mis cuñados que entre remolinos -y de lo poco que me acuerdo- le gritaban, lo movían pero nada pasaba. Llegó mi marido y yo me desvanecí. Me acuerdo que hablábamos de la clínica, de la respiración, de la vida, de la muerte.

Mi marido lo llevó a la cocina y le mojó la cara. Benito revivió, lloró y se desvaneció, quedó como un papel, no se podía sostener firme en los brazos de mi marido. Todo esto debe haber sido un par de minutos que a mí se me hicieron una vida.

Hablé inmediatamente con la pediatra (antroposófica) y me dijo que eso se llamaba Apnea Emotiva, luego nos juntamos y me explicó. Cuando mi hijo ya estaba de vuelta, yo lo primero que pensé fue en la epilepsia. Tuvo espasmos, cuerpo muy rígido, boca torcida. Finalmente, todo lo que ella nos dijo -ella conoce perfectamente a mis niños- me hizo mucho mas sentido que la epilepsia. Él se enojó, esto pasó a raíz de algo, hubo un acto específico que gatilló el ataque.

Nos explicó que es una forma de demostrar su enojo y de asustarnos. Las recomendaciones que seguimos al pie de la letra para cuando sucedan estos episodios son: no pescarlo, decirle, se acabó, no sigas, y hacer como si no estuviera pasando nada. Al principio yo no lo lograba y empezaba a zamarrearlo nuevamente, mi marido me ayudó y así empezó a pasar cada vez menos. La principal recomendación de la pediatra fue: eviten que llegue a ese momento, o sea, sin hacerle caso en todo, permítanle sus rabias y nunca obviarlo -antes que suceda-, tomarle mucha más atención, él es un niño que necesita más atención que los otros.

Una nueva -y dramática- forma de demostramos que cada niño es distinto, cada niño merece atenciones distintas, la misma crianza no necesariamente cría niños similares. Después de eso, ha vuelto a pasar unas 10 veces más, nunca con la intensidad de ese día, mucho más corto y mucho más controlado por nosotros, él ya sabe que no nos asusta -es lo que él cree- y que no logra nada con hacerlo.

8 COMMENTS

  1. Waaaaa q miedo!!! siempre he visto q las guaguas quedan como mudas con el llanto y no respiran por unos segundos hasta q de repente explotan y lloran con todo; pero en niños y a ese nivel como pa llegar a asustarse no había escuchado jamás. Heavy igual!!

  2. Que genial que tu pediatra sea antroposofica, otro doctor te hubiera llenado de examenes y Benito quizas con que estaria medicado ahora. Es heavy la situacion, pero es bueno que ustedes como familia logren ese nivel de comprension con el y sus reacciones

  3. Mi hija desde que nació hace apneas emotivas, recién tiene 2 años, según los 2 pediatras por lo que pasó es algo que se pasa con el tiempo, pero ahora pienso que tal vez pueda ir en aumento… Alguien sabe al respecto.

    Saludos

    • A nosotros la pediatra también nos dijo q sería cada día menos, y así ha sido. Creo que también ha ayudado que nosotros entendamos la raíz de cada espisodio y eso es lo que tratamos de evitar. Según nuestra doctora esto es básicamente por algo específico, no son episodios incontrolados. Nosotros confiamos mucho en ella, y ha sido fundamental para poder llevarlo y cortarlo!
      Un abrazo y empatía a todas las familias q lo han vivido.

  4. Uffff, a nosotros nos pasó también un par de veces. Nunca de la intensidad que reflejas, pero igual la angustia es indescriptible. Mi pediatra (que es alópata, pero muy atinada) tb me recomendó lo que te dijeron a tí… dps nos pasó un par de veces y nunca más. Yo soy médico tb, no pediatra, y algo me acordaba de eso, pero es terrible verlo en un hijo propio.

    Ahora llevamos como unos 6-8 meses sin esas pataletas (está a punto de cumplir 3)… es muy sabio lo que te dijeron, creo tb que son niños que requieren una atención mayor y tb la canalización de sus emociones. Muchos saludos, me encanta como escribes!

  5. Yo tengo una prima que ahora tiene como 18 años y ella tenía apnea emotiva. Cuando se enojaba dejaba de respirar, se ponía morada, medio se desmayaba. En eso tiempo mi tía vivía con mi abuela, y mi abuela corría con la Cony por el patio para que respirara…en fin. No recuerdo porque me toco estar en el control del médico de ella después del primer episodio, y el dr. le recomendó exactamente lo que se indica en el post. Mi hija también era una guagua que lloraba y dejaba de respirar, cuando se lo comentamos al pediatra la recomendaciones fueron las mismas, en especial porque habían guaguas que se desmayaban en el episodio, y el dr. nos indicó como actuar en caso de que los episodios llegaran a esos extremos. Afortunadamente ella ya no hace pataletas, y nunca tuvimos que pasar por momentos muy estresantes siguiendo más o menos las mismas recomendaciones descritas.

  6. Hola, a nosotros con mi marido también nos sucedió cuando mi hija tenía 10 meses…el llanto no le salía, los labios se le pusieron morados, luego ella adquirió un blanco ceniza, luego se puso rígida y los ojos se le pusieron blancos…casi morí de susto. Mi marido la tomó de los pies y la levantó dejando su cabeza abajo y volvió desorientada…después la doctora nos explicó que era apnea emotiva. Para episodios posteriores antes que llegue a perder la respiración le soplamos la cara, de esta manera no entra en la apnea. Otras veces ha llegado a quedar con los labios morados, pero no dura más de medio minuto. Después de esto, no hacemos ningún escándalo, seguimos como que no hubiese pasado nada, de esta manera ya no hemos tenido más episodios (hace como 4 meses que ya no le pasa).

LEAVE A REPLY