Amistades que perduran


por Paty Leiva

El mejor amigo de mi hijo se fue a vivir al norte. Se conocieron en el jardín, por eso tienen 2 años de diferencia –ahora tienen 7 y 9–, pero no se nota tanto en lo que se refiere a los intereses sobre las cosas que les entretienen (además como que se juntan y se mimetizan!). Quizás sí se nota en que al ser mayor, el amgiuito es un poco más maduro y eso hace que la relación funcione perfecto cada vez que se ven, sin caer en dinámicas de “yo quiero esto y yo quiero lo otro”. Logran que todo fluya de manera relajada y natural sin entrar en competencias de ningún tipo.

A mi esta amistad me emociona, porque ha continuado a pesar de que cada uno entró a un colegio distinto tras separarse en el jardín; de que uno entró a básica antes que el otro (por lo tanto aprendió a leer y escribir antes también); y luego se separaron con el viaje.

Cuando se vinieron a despedir antes de partir a vivir a su nueva ciudad el año pasado, se me ocurrió decirle a mi hijo de que le regalara uno de los dos monitos iguales que tenía de la era del hielo (las zarigüeyas) para que, así cada uno se quedara con un mono igual de recuerdo. Mi hijo lo encontró buena idea (y eso que sacarle un juguete es casi imposible!) y se lo dio. El amigo se puso muy contento, le dio las gracias y yo le dje algo así como “para que te acuerdes de Pedro allá”, y él me respondió “muchas gracias, pero no es necesario algo para recordarlo porque él es un gran amigo”. Su mamá y yo nos aguantabamos las lágrimas para no dramatizar el momento que ellos estaban tomando con calma y de la mejor manera.

Los niños nos dieron un ejemplo de amistad genuina que se mantiene hasta el día de hoy, cuando recibí una llamada en la que su mamá me contaba que viaja a Santiago por las vacaciones de invierno y nos invitaban mañana a la celebración de su cumpleaños.

  • http://www.zancada.com mariana y punto

    Me encantan estas historias.

    Con mi mejor amiga del colegio fuimos amigas desde los 4 años, como a los 7 yo me fui a vivir a otro país y ella rompió su chanchito “para que no pasara hambre”. Hemos pasado momentos más separadas que otros, pero la amistad sigue ahí; vivimos juntas un par de años y ahora que ella está viviendo en otro país sé que seguimos siendo igual de amigas aunque no hablemos tan seguido.

    Pero la historia de mi hermano de 12 años es más bacán todavía: lleva como un año pololeando con la que es su mejor amiga ¡desde los 2 años! Tiernos.

  • ml

    Q linda la historia!

  • Lore

    Que lindoo … me dio escalofrios .

  • María la del barrio

    Q linda historia!! Preciosa!!
    Saludos a tu hijita, q era compañera el año pasado de mi hijo Valentin en el Jardin.
    Cariños!!!

  • http://aguide4thekids.blogspot.com.ar Aguide4thekids

    Muy buen blog! Informacion muy interesante para tener en cuenta. Los felicitamos!
    Los invitamos a que visiten el nuestro http://aguide4thekids.blogspot.com.ar , el mismo posee cosas relacionadas con los mas chicquitos. Estaremos contentos de que participen y comenten acerca de los posts. Pueden hacerlo en castellano, no hay problema.
    Saludos desde Argentina =)