Armar romances de niños: para qué?


por Irene

“Ay, la Trini está triste porque Joaquín ya no está poleando con ella y ahora prefiere estar con la Sofía”, este diálogo no tendría nada de raro si uno se lo escuchara decir a una adolescente, el problema es que yo lo he oído refiriéndose a niños de dos años y ha sido dicho por tías de jardín infantil, lo que me pone bastante incómoda.

Es que no le veo lo positivo a armar romances cuando los niños no tienen ninguna consciente de ellos y no entiendo ese afán de darle a su amistad con niños del sexo opuesto una connotación que no ningún asidero con lo real.

Siento que al hacer esto sólo los hacemos crecer más rápido y puede llegar a influir en su comportamiento al relacionarse con otros niños. Hay gente que incluso les dice “hoy te vendrá a ver tu futura polola” y gozan con los padres de la otra criatura soñando en verse emparentados, siendo que yo creo que al hacer esto lo más probable es que ocurra lo contrario, que ese niño le tome aversión a esa niña, porque a los cinco o seis años no quiere tener polola, es más, está pasando por esa fase de odio a las niñas.

Es cierto que puede ser divertido imaginar a nuestra hija pololeando en el futuro con el hijo de una de nuestras mejores amigas, el problema es cuando eso deja de ser simplemente una fantasía y comenzamos a actuar como que ya fuera una realidad, lo que me parece está totalmente fuera de contexto cuando hablamos de niños en etapa pre escolar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>