El dvd portátil

por magdalena

Vengo llegando de unas vacaciones full aprovechadas y aunque no tuvimos viajes tan largos como los de Cux, hubo momentos en que las horas y horas de traslados se hicieron algo pesadas – especialmente cuando comenzaban las peleas y llantos – pero aún así sigo negándome a tener un dvd portátil en el auto.

Es que me parece que aunque pueda ser cansador y haya que ejercitar la imaginación al máximo para entretener a los niños, creo que los viajes en auto pueden ser una instancia para compartir y abrir los ojos a nuevos paisajes.

Me gusta tener hitos en el camino que buscar, como la piedra colgante de la cuesta de las Chilcas, esperar los molinos de Canela, o tratar de ser el primero en ver el mar. Esos son juegos que se quedan en la memoria, en cambio siento que si los niños van hipnotizados con películas se pierde esta oportunidad, junto con dejar de mirar el camino y los cambios en el paisaje, los animales y ríos, que éste puede ofrecerles.

Cada vez que viajo por la carretera, con dos pistas y harta comodidad, intento recordar cómo eran los viajes cuando yo era niña. Cuando había una sola vía y un sólo auto parado en el camino podía provocar un taco de horas. Ahí se sobrevivía de lo más bien sin dvd portátiles.

Tal vez si tuviese que hacer un viaje extremadamente largo, o si tuviese que viajar sola con mis hijas optaría por tener uno, porque debe ser bien complicado el viaje cuando no se tiene un copiloto que se encargue de los juegos, pero por el momento prefiero seguir en la vieja escuela de buscar vacas o caballos y cantar todos juntos.

Link foto: edenpictures

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>