Fan de los horarios

por Cux

Ya les he contado varias de mis manías -que finalmente igual me han ayudado mucho y en general han facilitado mi tarea de criar- y una de esas es el reloj. Toda nuestra vida va súper de la mano de los horarios.

Excluyendo el período de lactancia materna exclusiva donde prima la libre demanda, siempre pensé en ordenar a mis hijos desde muy chicos. Creo que hacerles horarios a los niños, genera en ellos un grado de seguridad, porque si comen a las 7, al día siguiente a las 7 y al otro a las 7, ellos cachan eso y se acostumbran, saben a qué atenerse, confían en que tendrán su comida a esa hora. Por otro lado los adultos nos podemos organizar con las miles de cosas que tenemos que hacer, sabiendo que a las 7 no puedo planificar otra cosa, porque tengo que darles la comida. Sé que en este tema hay miles de posturas y sin juzgar ni desmerecer las otras formas, creo que aquí las podemos discutir.

Personalmente, en nuestra casa los horarios se cumplen, durante la semana de manera mucho más exigente que el fin de semana. Despertamos a las 7, los chicos desayunan a las 8, almuerzo a las 12, leche a las 16, comida a las 19, baño, y están en sus camas a las 20. Todos los días igual. El más grande es básicamente lo mismo, pero se duerme alrededor de las 21. Suena atroz, pero estamos todos acostumbrados a eso y nos funciona. Los niños no reclaman, al contrario es como que están esperando y ya pueden calcular las horas.

Lo malo? Cuando no está en nuestras manos cumplirlo, un cumpleaños a mitad de semana, una visita inesperada. Queda un poco la embarrada, no están acostumbrados a los cambios, sé que les hace ruido y les cuesta, por eso tratamos de que sea siempre lo más ordenadamente posible. Y lo otro que no tiene nada de bueno es que la mayoría de la gente nos encuentra unos exagerados y unos tiranos.

Lo bueno? Los adultos logramos tener espacios “sin niños”. Tenemos tres hijos, entonces si los horarios fueran distintos entre ellos, probablemente estaríamos todo el tiempo haciendo algo con ellos. Me encanta que a las 20:30 hrs. ya no haya niños dando vueltas por la casa. De verdad que lo leo y parece súper estricto y fome, pero he visto amigas que no descansan en todo el día y recién a las 23:30 hrs, paran. Lo veo también como una buena forma de hacerles hábitos, las horas de comida y sueño son las que norman el día. No hemos creado niños robots -a diferencia de lo que varios puedan pensar- al contrario, los veo felices. Puede ser?

Link foto: RBerteig

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>