Londres 2012 tributa el esfuerzo de las mamás

por magdalena

Hace unos días fue lanzado mundialmente este comercial dirigido por Alejandro González Iñarritu, realizador mexicano que tiene a su haber películas como Amores Perros y Babel, quien en este spot vuelve a usar la fórmula que tan bien sabe ejecutar y nos muestra madres e hijos de diferentes partes del mundo que tienen algo en común, entregan todas sus energías en pos de triunfar en un deporte.

A pesar de que el comercial es algo azucarado – o tal vez justo por eso – no puedo dejar de emocionarme cada vez que lo veo. Cuando los hijos terminan de competir y abrazan o miran con orgullo a sus madres se me pone la piel de gallina, sin importar que ya lo haya visto muchas veces.

Es que supongo que uno puede llegar a imaginar esa emoción. Sobre todo pensando en lo lindo que es ver que nuestros hijos logran lo que se propone, desde caminar, aprender a leer, o triunfar después de un camino que implica años de esfuerzo.

En mi caso el tema me toca especialmente porque mi hermana chica es gimnasta de alto rendimiento y ha representado a Chile en varias competencias internacionales siendo realmente el orgullo de la familia. Lo bonito de su caso es que es algo que ella sola se propuso y contó con el apoyo de los que la rodeábamos. Entre todos nos turnábamos para ir a dejarla y a buscar a los entrenamientos diarios y para ir a verla a sus eternas competencias en gimnasios congelados. Pero claro, la que se llevó el mayor peso fue mi mamá, quien no solo pasó tardes enteras acompañándola, sino que además tuvo que enfrentar muchas críticas de gente que opinaba que mi hermana se estaba quedando sin infancia y luego adolescencia por entrenar de la manera en que lo hacía.

Yo creo que nunca fue así. Ella nunca estuvo obligada a hacer deporte y siempre lo hizo porque era su pasión, desde los cinco años hasta los 20 que tiene ahora y cuando su carrera ya está llegando a su fin. A cambio de su esfuerzo obtuvo un grupo de amigas increíbles y una constancia y disciplina que estoy segura la llevarán a hacer cualquier cosa que se proponga.

Por supuesto que tiene un lado frustrante porque siempre supimos que la gimnasia no tiene apoyo de nadie, que habría que costear todos los viajes y que – a diferencia de los tenistas por ejemplo – mi hermana luego tendría que buscar otra profesión porque de esto no podría vivir. Pero aún así me encantaría que hubiese más casos así. Casos de niños que se motivan, familias que los apoyen y que contaran con la infraestructura necesaria para poder aprovechar al máximo sus talentos tal como lo pudo hacer mi hermana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>