Mamás talibanas

por Cux

Con mi primer hijo, creo haber pertenecido -en gran medida- a este grupo de madres. Mamás que no son capaces de transar con nada de lo que se supone es lo correcto para sus hijos, mamás que son capaces de pelearse hasta con el gato por hacer que sus hijos cumplan la norma que ellas mismas se han propuesto. Ahora hablo en tercera persona ya que con el paso del tiempo, he logrado ceder en varias cosas, aunque sigo siendo matea para miles de otras.

Principalmente descubrí que en casi todos los casos en que no se cumplía la “ley” lo único que pasaba era que yo llegaba a niveles extremos de angustia. Por ejemplo, mi hijo mayor no comió azúcar ni sal hasta los dos años aproximadamente, y yo, tenía una pelea constante a donde iba, siempre estaba preocupada por si alguien les fuera a dar, o si iba a los cumpleaños de amigos, temía que probara galletas que no fueran de arroz o Natur. Con la televisión fue lo mismo, con mi chico nos privamos de ver tele durante un buen rato, asumiendo que el aparatito no era bueno para a mi hijo. Lo mismo con el cumplimiento de los horarios de comidas, sueños etc.

No sé bien si de algo sirvió toda mi estructuración, creo que a mí por lo menos me ayudaba, porque yo sentía que tenía que hacerlo. Ya no soy así y me permito miles de libertades que antes habrían sido imposible. Sigo sin transar el tema de la silla del auto, mis hijos no viajan en mi auto si no es en su silla. La tele sigue siendo regulada por mí y los chicos de un año aún no la descubren. Los chicos tampoco comen azúcar ni sal, pero si alguien le da de probar una leche asada por ejemplo, yo no me muero. Y si no están durmiendo a las 20:00 has -como todos los días- tampoco creo que se le va a arruinar la rutina. Aunque sigo siendo metódica me permito dejar muchas más cosas a la cotidianidad de la vida, a cómo van pasando las cosas y ahora, eso me deja tranquila.

Link foto: kelsey_lovefusionphoto

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
  • Pao

    Bueno, si ando en auto, claro que uso la silla para bebe. Pero no siempre tuvimos vehículo.
    Es cierto que como muchas de ustedes busco lo mejor para mi bebe dentro de nuestras posibilidades.
    Digo esto porque si bien solo nos hemos embarazado una vez, ya hemos criado a 4. Y desde muy pendex que nos toco.
    Por lo mismo nuestro desplazamiento se limitaba a las micros (y las amarillas :O ) o como gran cosa al colectivo. Se les encargo subir con niños de 1, 3 y 5 mas los bolsos!!!
    En fin. A lo que voy es que viendo a algunas personas con guagua o niños pequeños en la locomoción puedo decir que (obvio que lo menor es la silla, pero a veces no se puede no mas)
    -si es guagua, y se puede, lo mejor es que vayan en un portabebe, ojalá acostados y bien apegados a una. Si es de los de bandolera (los conocí hace poco) ideal, pues no les queda la cabeza a la deriva. Así se tiene una mano disponible para afirmarse y la otra para sostener la guagua. Tb colocar el bolso (si es posible) entre la guagua y el asiento delantero (tanta ropa amortigua ene).
    -si es niño pequeño y va en brazos, ojalá de lado así se apoya en nuestro pecho y disponemos de una mano para sujetarlo y la otra afirmarnos.
    -si va sentado al lado, abrazarlo todo el rato de forma tal de colocar nuestro brazo por sobre su hombro y sujetando el pecho.
    Y si me veía complicada al bajar tanta cosa (en ese tiempo te cerraban la puerta no mas), pedía ayuda, no quedaba otra.
    No soy experta en seguridad pero evidentemente es mejor un automóvil con silla, Pero a veces no hay (al menos yo ni salía del 4to medio y andaba con tanta cría) y hay que ver el modo de arreglarselas no mas.
    Por suerte pocas veces me toco andar sola con los tres y era chistosa la cara de la gente cuando me veía subir con tanto chiquillo.
    Ahora tengo mil brazos para mi hija y hasta nos movemos en los dos autos ya hay que llevar a los pololos :p
    Saludos

    • Chiquitita

      No entendi mut bien,,,tuviste cuatrillizos de adolescente????

      • Pao

        Nooooo, los crios eran sobrinos de mi pololo, que andaban todo el día con nosotros pues tenían papas part time (por las un mil razones).
        Por lo mismo tuvimos a nuestra hija cuando ya teníamos una vida más o menos estructurada y concientes de que nuestra bebe no podía andar como pelota si es que nos llegabamos a enojar.

  • pio

    Super syco tu post. pobres niños.

  • meche

    Se me olvidaba… lo otro con lo que soy talibana a morir es con la crema pal sol, y es heavy pa mi porque odio echarme crema… y a la jacin no le gusta mucho… pero igual lo hacemos. Y si ya la lata es demasiado grande no la saco a la plaza.. muy de vez en cuando.. ya que la rica ama el columpio y los cosos pa jugar gato gigante.

  • pio

    Mamás talibanas = Hijos cagados,
    Por culpa de gente como ustedes el mundo está como está. aislan a sus hijos de lo que es el mundo y despues terminan todos cagados. Por que? por culpa de madres sobreprotectoras y sicoticas que no los dejan ver television o comer azucar, WTF!!!!! Con razon los pendejos de ahora en cuanto tienen un poco mas de libertad se curan como tenca y se ponen a tirar con cuanto compañero/a encuentran en las fiestas.
    Mientras más tiras el péndulo hacia un lado, con mayor fuerza se va hacia el otro.
    sicóticas.

  • Pao

    Igual creo que nos hace falta revisar el documental “Bebés”, dirigido por Thomas Balmès, y del productor Alain Chabat.
    En el se sigue de cerca a cuatro bebés, desde su nacimiento hasta el año de edad, en cuatro países diferentes.
    Los niños son: Ponijao, quien vive con su familia cerca de Opuwo, Namibia; Bayarjargal, quien reside con su familia en Mongolia, cerca de Bayanchandmani; Mari, quien vive con su familia en Tokio, Japón; y Hattie, que reside con su familia en los Estados Unidos, en San Francisco.
    Yo vi el extracto en el 7mo vicio…
    BUENÍSIMO!!!!!!!!!!!!!!
    A ver si alguna lo puede bajar!

  • Pingback: Cosas en que voy cediendo | DienteLeche

  • Pingback: La lactancia a dos bandos | DienteLeche