Mentiras: la solución fácil a los problemas

por magdalena, ilustración Frannerd para DienteLeche

Desde que mi hija de cinco años comenzó a comprender todo lo que decimos, empecé a darme cuenta cómo las mentiras abundaban en nuestras conversaciones diarias y esto me provocó una importante preocupación. No estamos hablando de grande mentiras o secretos de familia, sino que miles de pequeñas mentirillas que usamos para que la vida se facilite.

Por supuesto que las utilizamos estando seguros de que los niños creen que decimos la verdad, pero al menos en mi caso, me di cuenta de que todas esas pequeñas mentiras que le decíamos a mi hija menor, la grande estaba captando perfectamente que no eran ciertas, con el consecuente mal ejemplo que eso implica.

Son cosas tan simples como decirle que no le puedo dar dulces porque no hay, cuando la verdad es que sí tengo. Con un sólo niño uno podía decir eso y se acababa el problema, ni siquiera nos lo cuestionábamos – que mal!- pero al tener una hija más grande comencé a darme cuenta de que si ella sabía que venían llegando de un cumpleaños con las bolsas de dulces de la piñata mi mentira quedaba totalmente expuesta y ella se transformaba en cómplice al pedirle que tampoco dijera nada con el fin de tranquilizar a su hermana.

Así comencé a tomar conciencia y realmente me alarmé. Eran muchas mentiras, de esas que salen solas, que ni siquiera parecen serlo, pero que ahí estaban. Me di cuenta de que el mensaje que le estábamos dando a mis hijas, por un lado era que las mentiras están permitidas y al mismo tiempo que hay que evitar los conflictos a toda costa, pues más vale una mentira a tener que consolar un llanto.

Desde ese minuto nos propusimos con mi marido evitar las mentiras y honestamente no ha sido nada tan terrible, ya que a medida que uno más dice la verdad los niños confían más en uno y comienzan a realmente creer cuando uno dice que no hay más dulces, por ejemplo, ya que en el caso de la mentira es muy fácil ceder finalmente quedando en evidencia, en cambio cuando dices la verdad eso no sucede.

Como ahora nos llamamos la atención el uno al otro para no mentir, me impresiono cada día más cómo estas mentiras pueblan la vida y pareciendo ser de lo más normal. Totalmente preocupante.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>