Niños competitivos

por magdalena

A veces me asusta o me complica cuánto motivar o no a los niños a ser competitivos. No me gusta para nada el nivel de competencia que hay hoy en día, pero creo que al mismo tiempo, el motivarlos en tener aspiraciones de ganar en algo, puede ayudar a movilizarlos. Lo difícil es encontrar el equilibro, para que sea un incentivo y no un foco de angustia o estrés.

Con mi hija mayor, creo que sobre todo porque fue única durante tres años, la competencia nunca fue tema. No había a quien ganarle. Luego nació su hermana y conscientemente intentamos evitar fomentar cualquier tipo de competencia entre ellas, sabiendo que a futuro eso podía generar rivalidad. Pero aún así, hay cosas que al parecer vienen en los genes, o algo por el estilo, porque la chica es competitiva a morir y lo único que quiere siempre es ganarle a la grande. Quiere vestirse más rápido, comer más rápido, caminar más rápido, llegar más alto, columpiarse más fuerte.

Ante esto es difícil no caer en la tentación de fomentar la competencia, porque efectivamente hace que todos esos procesos que a veces son lentos y en ocasiones incluyen peleas, se hagan rapidísimo. Y confieso que a veces motivamos a la chica con ganar, especialmente cuando vemos que no nos está pescando mucho, porque basta que se lo digamos para que se focalice de inmediato. Lo bueno – creo – es que la grande no pesca nada. No la estresa que la chica quiera ser más rápida, de hecho le da como ternura, por lo que yo pensé que no estaba ni ahí con el tema de la competencia.

Pero el otro día la llevé a la plaza y se encontró con una compañerita de colegio, así que me tocó verla en acción en una dinámica que normalmente no veo, y me llamó mucho la atención como la mayor parte del juego se movía en torno a la competencia. Que quién se tiraba más rápido del resbalín, que quién trepaba más alto, que quién lograba cruzar por la barra sin tocar el piso. Mi hija no es muy arriesgada, ni tiene súper habilidades físicas, es normal, así que la mayor parte de las veces quedaba en desventaja frente a su compañera, pero al parecer más le importaba jugar que perder, porque no se picó – como muchas veces le pasa – y siguió esforzándose por superarse a sí misma. Yo estaba algo nerviosa de que por ganar intentara hacer algo peligroso, pero al parecer su cautela es superior al interés por ganar.

Cómo manejan ustedes el tema de la competencia? Utilizan el método “te van a ganar” para apurar en temas como las comidas, por ejemplo?

  • Maritza

    Jajaja yo me acuerdo que cuando era chica corria super rapido porque competia con un primo que no me tenia piedad… Y cuando otra prima me decia “echemos carrera” yo corria casi relajada pero igual le ganaba y ella toda picá me decia “el que apurado vive apurado muere” y se iba… Jajajaja

    Veremos como nos sale la hija pk mi amorsh es LO competitivo…

  • Natalia

    Como comentas, no creo que sea malo mientras esta motivación nazca de los niños.
    Tengo una compañera de flamenco que es profesora de piano y tiene un alumno pequeño que no le gusta, le dice a ella que no quiere estar ahí. Entonces ella va y le comenta a la mamá del niño y la mujer no haya nada mejor que decirle que sabe que no le gusta, pero que tiene que hacerlo para tener alguna habilidad para su futuro. Eso no lo entiendo, obligar a tu hijo para que tenga habilidades, cuando sabes que le carga, lo encuentro cruel. Eso de estar pensando en la competencia pra el futuro, es mejor potenciar las propias habilidades del niño, para que lo que haga sea en un entorno tranquilo y lo haga feliz, que al final es lo más importante para nosotros como madres y padres.

  • Loreto

    La competencia es buena y te enseña a participar, a ganar y a perder.
    Estaba viendo un video de un comediante que se reia de que ahora los niños todos ganan y que en vez de decirle a tu hijo que perdió, ahora les dicen que fueron el último que ganó.
    Es tan importante saber perder!, sacudirse y seguir intentando. Saber ganar también lo es, nada peor que esa gente que gana y lo saca en cara y se quiebra.
    Igual hay papás que se les pasa la mano, como ese programa Princesitas del discovery H&H, que me estresa.

    • Luna

      uuhhh! ese programa es cuatico. Hay mamás que de verdad están locas.

  • Carito

    La competitividad a nivel de juegos me parece sano, y que sepan que pueden perder y no hay nada malo en ello.

    Lo que no me gusta es la gente competitiva de grande, los detesto, sobre todo esa cara de culo que ponen cuando alguien les gana, y con esto me acordé de la historia que contó la Karen el otro día. Ahora ese típico comentario de “ay, soy competitivo pero conmigo mismo” es pura estupidez, uno no compite con uno, se supera, que es muuuy distinto.

    Yo tengo una hermana un año menor, y toda la vida la gente quiso que compitiéramos (gente weona) pero nunca lo hicimos, que porque ella rubia y de ojos claros y yo no (¿cómo se supone que se compite con algo que no manejamos?), porque ella más alta y más flaca (la misma tontera)… y bueno gracias a que mis papás siempre potenciaron nuestra habilidades individuales resultó que nunca nos afectó y de hecho hacemos cosas súper distintas y ambas nos admiramos. I love my little sister!

    • Loreto

      Te quedaba teñirte el pelo, lentes de contacto azules, tutores externos para aumentar el largo de las piernas y una lipo. jajaja
      Entonces parecerías loca y el tema de conversación serío otro. Si no hay cómo darle el gusto a “la gente”

  • Kari

    Hace un par de años vi un reality de niños que competian en tv por ser el mejor chef de su pais … Cuando lo vi por primera vez me parecio horrible! Como exponer a un niño a la ompetencia, critica etc … Al correr del tiempo me di uenta que los niños disfrutan competir y somos los adultos lo que debemos poner los lmites para asi manejar el tema de la fustracion, o el mismo sacado de pica.

    • Loreto

      Junior Masterchef. Pero los jueces eran ultra amorosos y también eran “menos ganadores”, nunca perdedores. Era bueno, ganó una niñita que compitió junto a su hermana melliza.

      • Kari

        Exacto! Me impresionaba ver la reaccion de los niños cuando fracasaba su receta … En general la fustracion que puede traer una competencia debe ser manejada por el adulto, pero de forma realista … Enseñar que no es malo perder es toooodo un proceso que puede ser doloroso para un niño pero mas para un adulto que no sabe manejar el tema.

  • Maca

    Yo encuentro que la competencia no es mala. Obvio que me molestaria que mis hijos estuvieran compitiendo todo el rato. Pero encuentro que aparte de lo bueno que es aprender a ganar y a perder, encuentro que es bakan descubrir tus aptitudes especiales en las que te das cuenta que eres mejor que el resto. Esos es lo que la hace especial. Aparte me encantan los deportes y encuentro que es una forma muy buena para que los niños aprendan a respetar reglas, trabajo en equipo si es colectivo, perseverancia, vida sana, a ganar y perder etc.