Niños opinantes


Por Cux

Validar a nuestros hijos me parece una obligación como padres. En mi caso, una de las formas que nos ha dado muy buenos resultados es hacerlos partícipes de las decisiones que uno toma, hecerles sentir que son importantes y que lo que ellos dicen sí tiene incidencia en nuestras vidas.

Por supuesto no se trata de que dirijan todo el sistema, ni de no ponerles reglas, pero sí de hacerlos sentir responsables por algunas cosas que, quizás para nosotros pueden ser muy ligeras, pero que para ellos tienen una buena carga de responsabilidad.

Nosotros generalmente le damos las alternativas, “te quieres poner éste o este pantalón?” “Prefieres una pera o una piña?”. Cuando vamos a algún restorán, me gusta que él le hable al garzón que le pregunte lo que hay y que pida el jugo que prefiera. Lo mismo cuando estamos en alguna tienda, que pueda preguntar lo que quiera, sin que nadie lo mire feo.

Siento que con nuestro hijo de cuatro años se nos ha hecho fácil que él opine de temas que son relevantes en la familia, que cuando nos sentamos en la mesa podamos conversar de cosas que a él le interesen y participemos de un diálogo. Creo q esto hace que los niños piensen un poco más las cosas, se den cuenta de lo mucho que nos importan y validen sus ideas. Niños que tienen las cosas claras, y que finalmente tendrán opinión en su propia sociedad.

Por supuesto todo dentro de un marco de normas y de respeto. A diferencia de lo que mucha gente piensa, esto hace que los niños -por lo menos en nuestro caso ha sido así- sientan que tienen un peso dentro de la familia, y que son tomados en cuenta, lo que a su vez, hace que sean mas cuidadosos con lo que hacen y piensan, tampoco se trata de hacerlos crecer antes de tiempo, siguen siendo niños, pero con mucho que decirnos!

Link foto: edenpictures

  • PAOLA

    Hace un par de meses comencé a hacer lo mismo con mi hija, claro que todavía es súper chica (1 año 10 meses), pero me resulta de maravillas, sobre todo cuando esta un poco mañosa,, basta con que sea ella quien elija (por ejemplo, si quiere pera o plátano de postre, o si se quiere poner el pijama rosado o el morado, o si quiere tomarse la papa en mi cama o en la sala de estar) y la maña automáticamente desaparece y ella queda feliz!!!

  • Txica

    En mi caso tengo un hijastro demasiado opinionado. Tiene 8 y pareciera que tuviese 16 años, tiene una opinión para todo y para peor cree que siempre tiene la razón y que todo lo que hacemos lo tenemos que hacer para complacerlo a el. Mi marido y yo valoramos su opinión, pero llega un punto en que pasa a faltarnos el respeto y en vez de entender que somos sus padres, el cree que somos sus pares! Es difícil de hacerle entender, que aunque valoramos su opinión y la tomamos en cuenta, nosotros somos sus padres y las decisión final la tomamos nosotros y no un niño de 8 años.

  • Lore

    Me gusta el estilo que propones de validar la opinión de los niños. Recuerdo que cuando era chica, y sobretodo en la familia de mi papá era un clásico que cuando los grandes estaban conversando y uno opinaba recibía como respuesta un “no te metas en las conversaciones de lo grandes” :-(
    Con mis primos odiabamos esa respuesta, casi tanto como cuando preguntabas “¿que hay de comer” y te decía “come y calla” Grrrrr

    • cux

      yo tb me acuerdo un poco de eso…y lo mas heavy es que hoy he visto que pasa mucho!!! he visto papas diciéndo: y al niño tráigale arroz con salchicha!!! y si el niño quiere charquican??? Creo q dentro de limites, es bueno dejarlos expresarse.

      • mala madre

        Yo tambien me acuerdo del come y calla y no te metas…atrozzz!!!
        No tiene nada de malo preguntar entre dos opciones que hacer de almuerzo o que ropa ponerse…como esta el mundo hoy…si a un niño le dicen todo el tiempo que sòlo tiene que acatar lo que los adultos le dicen…¿como pretenden que ese niño diga que no cuando un adulto quiere manosearlo? si no se le permite pensar…
        Todos los extremos son malos….

    • Maritza

      Lore, gracias a esas frases de los abuelos es que mi Edu esta super abierto a hacer participe a nuestra porota de las decisiones de la casa, cosas simples pero que ella sienta que “parte de” y no solo un adorno …

      Y mi abuela me decia cuando le preguntaba por la comida “garabatos revueltos” ,,,, me encantaba que me dijera eso jajaja… (ademas ella cocina como los dioses asi es que si cocinara garabatos, demas le quedaban ricos)

      Yo espero poder hacer participe a mi hija en la justa medida de las decisiones, como pa donde ir el fin de semana, o que cocinar el fin de semana…. o cosas asi, como las vacaciones, y su ropa, porque a mi me compraban la ropa k ellos querian (mis papas) y siempre eran cosas mamonas… me traume con eso!!!

      • Lore

        jajajaja… de más, es el trauma familiar!!

      • Danitza

        Conmigo paso algo raro… porque con la comida, nunca me dejaron elegir… y yo ODIABA la carne… desde que tengo memoria!!!… mas encima cuando habia carne mi abuela me decia ‘come la caquita de mono!!!’… CUAK! trauma total… no me gustaba y mas encima le decia caquita!
        Pero con la ropa, siempre me dieron a elegir, entonces cuando era adolecente… siempre elegía lo mas caro y casi nunca me lo compraban ¬¬°…
        asi es que no se… creo que seguire los consejos de cux… pero en un bueeeen tiempo mas :)

        • Pao

          Con mi sobrino de 14 (que al final es mi hijo putativo), lo

          • Pao

            (jejeje se mando antes). Como decía, con el Panchito (14 años) le damos a escojer su ropa, pero le decimos.
            Busca un jeans tienes 15 lukas.
            Tonces el va y ve lo que le guste, generalmente le queda vuelto así que pide permiso para ocuparlo en otra cosa que pueda necesitar.
            Y si no, espera a otra ocasión.
            Así queda feliz y no gastamos tanta plata.

    • Pao

      Siiiiii. Cuando con cara horrible te decían: Están conversando los adultos!

      • Chascona

        No sé, tengo sentimientos encontrados con esa frase porque por un lado me gusta que los niños participen de las conversaciones en la mesa y de hecho converso mucho con ellos, de la familia, de política, copuchas, etc. Pero a veces hay familias que se van al chancho, o sea me pasaba con una amiga que estabamos en el living conversando de cosas de adultos y saltaba la cabra chica a opinar y se metía y como que cortaba toda la conversación , y ella decía Ay que rica como opina. Sorry pero yo fui a conversar con ella y no me interesa la opinión de la niña, porque NO ES MI AMIGA y porque hay momentos y momentos. Creo que hay que enseñarles a los niños a ser ubicados y educados también. Si estamos todos en la mesa, me gusta que opinen y todo, pero que se metan en conversaciones de adultos o de otras personas es mala educación. De hecho, le expliqué la diferencia a mi hijo de 13 porque se picaba porque no lo pescaba cuando ibamos en el auto hablando en voz baja con mi marido adelante y de repente pum, saltaba lejos el maní. Noooo, eso si que no.
        Cabritos chicos centros de mesa y opinando de todo, no gracias.

        • Pao

          Es que como todo, hay que buscar el punto medio

  • mala madre

    Yo también los dejo opinar sobre algunas cosas, creo que asi aprenden a que las decisiones que uno toma tienen consecuencias, por ejemplo si mi hija no quiere ponerse la parka porque dice que le incomoda…la dejo (igual hecho la parka en el auto sin que ella me vea)…asi que cuando se empieza a quejar de que tiene frío le recuerdo que fue ella quien decidió no ponerse la parka, que el frío es consecuencia de su decision…al rato se la paso. Asi he logrado que entienda que la mamá siempre le dice las cosas por una buena razón, y no tengo que caer en retarla o imponerle las cosas…le menciono las posibles consecuencias y santo remedio me hace caso.
    Sobre opinar en temas familiares o de actualidad, tambien, asi aprenden a respetar al otro y a hacerse respetar, a dialogar y argumentar en vez de pelear. En todo caso es una opinion, la decision final la tomamos nosotros.

    • Carohui

      Y por sobretodo lo más importante es que esta valoración a la opinión y expresión de sus niños les permite entrar en un círculo de confianza para expresar sus sentimientos y afectos que tantas veces no son tomados en cuenta…en la medida que son escuchados pueden verbalizar sus emociones que no siempre resulta fácil de hacer.

  • http://www.dienteleche.com magdalena

    Con mi hermana chica nos pasaba algo chistoso. Era bastante menor que el resto de los hermanos entonces le decíamos que tenía voz, pero no voto, jajaja. Así que ella opinaba de todo, pero sabía que luego el resto de los hermanos decidíamos. La molestábamos ene con eso y siempre preguntaba cuándo tendría derecho a voto.
    Ayer fui a una charla con el rector de una Universidad que considero muy buena y hablaba de que a los niños hay que educarlos en sus deberes y derechos. Creo que muchas veces cuesta encontrar el equilibrio. A veces somos muy hacia los derechos y otros papás más estrictos son sólo deberes. Creo que acá es donde está una de las cosas más difíciles e importantes como papás.

  • http://www.flickr.com/hi-nata Carla

    Es lo más rico del mundo hacer hablar a tus hijos, que te den sus ideas y entenderlas explicarles que está bien y mal pero por sobre todo hacerlos dar su opinión que es muy importante dentro de la familia. Ellos al hacer eso tienen mucha más seguridad en si mismos y no les cuesta decir lo que piensan y por lo mismo sienten menos miedos.

  • Pola

    A mí me encanta que tengan opinión. No sé cómo estará el resto ante niños opinantes, pero yo me acuerdo que cuando era chica y pedía lo que yo quería en un restaurante, el mozo no me pescaba. O cuando iba a comprar algo nadie me hacía caso y cuando reclamaba me decían, “ah es que pensé que estabas esperando a tu mamá”.
    Yo quiero que mi hija sea opinante y si veo que alguien no la respeta yo misma le pararé los carros al desubicado.

  • Maria M.

    Yo quiero educar a mi hija así!! Cuando yo era chica, en mi casa era bastante así, de hecho en la mesa de comedor nos sentaban a los menores al medio para que tooodos opináramos de lo que se hablaba y mi mamá mediaba porque mi hermana habla como condenada jajaja , de hecho todavía mi mamá sigue haciendo un poco lo mismo… jajaja
    Mi hija tiene 2 y el solo hecho de pedirle que ella decida hace que no mañosee como lo que decía Paola.

  • ana bolena

    Pucha mi hijo es demasiado opinante, mas que Joe Pino jaja.
    Bueno súmenle que habla como loro todo el día, de todos los temas habidos y por haber, a veces me llega a marear y en buena le digo que se calle un rato jaja, bueno cuando me grita en la oreja.
    Pero a mi se me ha dado como bien natural eso de preguntarle siempre su opinión, cuando corresponde claro. Igual se me sube por el chorro y se pone mandón a veces, pero trato de no pescarlo en esas situaciones.

  • http://mommyhoodsdiary.blogspot.com/ Oriana

    Hola! Es la primera vez que visito su blog y me encanta. Mi primera hija, la cual ya tiene 21 años, siempre fue bien calladita, lo cual fue cambiando con los años… ahora no hay quien la calle jajaja. Mi segundo hijo solo tiene 4 meses, pero yo creo que va ha ser bien opinante, desde ahora cuando no le gusta algo se queja. Yo creo que lo importante es conseguir un equilibrio entre enseñarles a decir lo que piensan y sientes y mantener siempre el respeto a los demas.

  • Pao

    Creo que es importante dejar que sean opinantes, pues se les puede enseñar desde pequeños la importancia del respeto, la tolerancia y la defensa de sus propias ideas.
    Mi Panchito ya tiene 14 años (mi sobrino regalón), desde pequeño me comentaba y opinaba de las noticias. Hoy es un hombrecito convencido de que puede mejorar la sociedad, y me gusta que sea preocupado por el entorno.
    Es chitoso discutir con él, pues casi siempre terminaba perdiendo (pues mi esposo le decía: Un hombre desinformado no puede opinar, y fin de la discusión) entonces ahora trata de leer antes de discutir con nosotros.
    Creo que hicimos bien al permitirle opinar y discutir. Ahora con sus 14 años es presidente de su curso y participa activamente con el Gobierno Estudiantil de su Liceo. Nos tiene al tanto de las movilizaciones de los pingüis.