Ponerse de acuerdo para los permisos

por magdalena, ilustración Frannerd para DienteLeche

Si hay una cosa que odio es cuando dicen que los niños son manipuladores por naturaleza. He escuchado que hasta se dice eso de las guaguas de pocos meses cuando lloran para que las tomen en brazos. Yo no puedo estar más en desacuerdo con esto y me rehúso a pensar que soy una víctima de las malas intenciones de mis niños. Lo que sí creo es que ellos son inteligentes, pícaros, y que muy rápido van aprendiendo algunos trucos para salirse con la suya. Uno de estos trucos es preguntarle a uno de sus padres algo y si reciben una respuesta negativa preguntarle al otro buscando obtener otra respuesta. Y uno va y cae, lo que al final puede generar pequeñas – o algunas veces más grandes – discusiones por las decisiones que se están tomando.

Esto es un clásico – quién no lo hizo – en la adolescencia, cuando además los permisos son más complejos, pero también me ha tocado vivirlo diariamente con mi hija de cinco años y con permisos más simples, como si puede ver monitos hasta un poco más tarde, si puede comer algo a deshora o jugar con algo que está restringido, como por ejemplo las témperas.

Ya nos ha pasado varias veces que nos damos cuenta de que uno autorizó hacer algo que el otro segundos antes había negado, entonces ahora cada vez que mi hija nos pregunta algo que puede ser conflictivo, optamos por preguntarle a ella: ya le pediste permiso a tu papá/mamá? y si la respuesta es positiva apoyamos la decisión del otro, aunque a veces no estemos 100% de acuerdo. Claro, si esto pasa podemos persuadirnos mutuamente, no delante de los niños, y luego el mismo que había dado el permiso da la nueva decisión. Todo esto con el interés de no restarnos autoridad entre nosotros y que ninguno de los dos aparezca como el más permisivo.

Obvio que no siempre nos resulta, pero vamos mejorando, sobre todo en generar en mi hija la sensación de que no saca mucho con jugar ese juego, porque no es muy probable que consiga lo que quiere si ya se lo negaron, a ver si así poco a poco deja de hacerlo. Muy iluso?

Me imagino que en los casos en que se cría sola/o no hay este tipo de problemas. O tal vez se utiliza a los abuelos cuando se sabe que ellos son más permisivos, lo que sucede la mayor parte de las veces. Y me imagino también que esta situación puede ser incluso más latera, porque al menos yo, odio cuando mis papás intentan meterse en las decisiones que tomo con respecto a mis hijos.

A ustedes ya les ha tocado vivir esto? Se acuerdan de haberlo hecho cuando eran niños?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
  • Carito

    Odiaba cuando uno de mis papás me respondía: pregúntale a tu mamá/papá.

  • Mala Madre

    Yo también odiaba el ping pong de preguntale al otro…tanto les costaba decir que no de una??? me acuerdo y me da rabia…

    Pero en fin, para evitar llegar a eso con mi marido optamos por varias cosas:
    1.- No desautorizar al otro, si no estamos de acuerdo pero alguno ya autorizó o negó permiso para hacer algo, se mantiene la decisión y las diferencias se arreglan después. (salvo claro que sea una situación extrema de riesgo o algo asi).
    2.- Si no estamos seguros de lo que opina el otro respecto a un permiso, simplemente nos lo preguntamos en persona o por teléfono, no enviamos a los niños a preguntar.
    3.- Cuando entran terceras personas al asunto por ejemplo tí@s o abuel@s, los dos actuamos en bloque, de manera de que siempre demos el mismo mensaje, sobre todo cuando las 3ras personas se quieres pasar por…donde sea las reglas que hemos puesto nosotros. Ante los niños y el mundo simpre de acuerdo y unidos.

    Creo que eso de los niños se aprovechan y manipulan es cierto, pero no porque sean malos, es parte de aprender a vivir entre los de su especie, es parte de la vida ir probando limites, acciones y reacciones y es tarea nuestra enseñarles que para vivir en armonia hay normas y reglas que seguir.

  • Carito

    Me acordé de algo con el tema de los permisos, mis papás odiaban que nosotros usáramos emisarios para tener permiso, por ejemplo, pedirle a un amigo, primo, tío o abuelo para conseguirlo, y ahora que lo pienso a mí también me cargaría, nada peor para un papá que venga el amiguito y te diga: tío le puede dar permiso a Juanito para quedarse en mi casa? o de la abuelita: pero mijita, dele permiso al niño para salir!.

    Lo otro es cuando para obtener permiso les decía; y porqué a mis amigas las dejan quedarse afuera y a mí no? Y mis papás se enfurecían y me decían: lo que hagan los papás de tus amigas no nos interesa o el típico “no porque a tus amigas las dejen significa que nosotros también”.

    Cuando caché que con esas dos técnicas me iba pésimo con los permisos aprendí a usar otras artimañas para obtener un sí de respuesta jejejeje… claro que ya era bien vieja (hija de padres aprensivos)

  • http://porqueyoloprobe.wordpress.com/ Karen

    Me acuerdo que siempre cuando se trataba de permisos le preguntaba primero a mi mamá y ella me mandaba donde mi papá y la respuesta automática de él era que no, sin escuchar nada ni de dónde era ni con quien, de ahí yo volvía llorando donde mi mamá y ella trataba de convencerlo para darme permiso, me acuerdo y me da mucha rabia, sobretodo porque tengo el recuerdo ya de adolescente que siempre tenía que mandarme una llorada antes de ir a alguna fiesta.

    Espero poder recordar ésto cuando me toque con mi hija para no caer en los mismos errores, y poder ser de una línea con mi marido.

  • Karen V.

    Yo no tuve ese problema porque viví solo con mi mamá.
    Ahora con mi marido desde el principio nos pusimos de acuerdo, hay cosas que se pueden hacer y otras no. En la semana hay un horario y una rutina que seguir que no se cambia por nada (claro, siempre hay excepciones, y cuando eso pasa nos pegamos una mirada cómplice con la que nos ponemos de acuerdo y listo! )
    Si nos ha pasado que la mas grande (4 años) le pregunta primero a sus papá si puede hacer determinada cosa y cuando recibe respuesta negativa va donde mi y yo le respondo: debes hacer lo que dijo papá y viceversa, jamás nos hemos contradecido aunque en el momento no estemos de acuerdo nos arreglamos solos después. Me parece que eso es fundamental para que los enanos no “te agarren pal wueveo” jajajaja

  • P.a.m.e

    Mi enano en general no hace eso, si yo le digo q no es no y punto. Igual es obvio, soy mama soltera y no acude a su papá, y con mi vieja tampoco logra mucho ella me apoya en ese sentido :)
    La q es así, es mi sobrina, tiene 3 años y es super viva! se paso jajajaj ayer por ejemplo, llego al lado mio con su maleta de plasticinas y me dijo, “a jugar plasticina?” y yo ehmmm… que te dijo tu mama? y me dijo ehmm, no jugar , y yo xD jajajajaj sonaste xD si tu mama te dice q no, es no nomas jajaja
    no es primera vez q lo hace debo reconocer que me pillo volando bajo varias veces y jugo con temperas, comió a deshoras y se desabrigo por mi culpa ¬¬ jajaj

  • Natalia

    No creo que la gente al referirse a la palabra manipulación se refiera a las malas intenciones.
    Al fin y al cabo los niños muchas veces saben lo que están haciendo. La palabra manipulación conlleva lo que tú mencionas, trucos para salirse con la suya, que hagas su voluntad y pienses que estás actuando libremente.
    Yo nunca he dicho que mi hija es manipuladora, es mi mamá más bien la que lo menciona o comenta con otras personas. Pero me lo tomaba como tal, un comentario, nunca odié que lo dijera o algo parecido.
    Todavía nuestra niña es muy chica, además con mi pareja no vivimos juntos, así que no nos ha tocado lo del ping-pong, cuando hace desorden eso si nos mantenemos firmes y le decimos los dos lo mismo, pero a veces es tan difícil no caer cuando simplemente a uno no lo pescan y hacen alguna cosa graciosa para que a uno se le olvide la cagadita que van dejando jajaja.

  • Maritza

    Mi educito, es bien manodon y casi a todo lo que escucha es NO primero, jajajajaja… Igual el dice que sera un papa mega estricto yn poco permisivo, y como creci en una casa asi, donde el “porque yo lo digo” valia mas que cualquier argumento… Siento que me costara empatizar con esa forma de crianza… Ademas por naturaleza soy preguntona, y si no entiendo algo o no estoy de acuerdo, pregunto y pregunto hasta que me dan un argumento convincente… Entonces creo que será un tema eso de los permisos… Y mas tema aun el que mi hija (y los futuros) no crean que pueden salirse con la suya cuando quieran… Ojala logremos el equilibrio… Pero por ahora, el papa es bien practico, se hace lo que yo digo, jajajajaja