Mellizos: cuando te dicen que son dos

por Cux

Dos qué –estúpidamente- pregunté. Dos guaguas me dijo el ecógrafo en la séptima semana de gestación. Había dos bolsas, dos placentas, dos corazones. Y ahí estábamos con mi chico, ambos en estado de shock. Felices, pero muertos de susto.

Un embarazo múltiple es un embarazo de riesgo, no es lo natural. Inevitablemente uno piensa en que puedan nacer antes de tiempo, la incubadora, las enfermedades, las lucas! De ser tres, pasaríamos a ser cinco. Tuvimos que cambiar el auto – tenemos tres sillas que no caben en cualquier auto -, y todo lo que se suponía que ya lo tenía (cuna, moisés, silla nido, silla para comer, etc.) igual lo tuvimos que duplicar.

El embarazo fue mucho más cuático que el primero –mucho reposo, principio de diabetes gestacional, pánico a engordar mucho, debilidad extrema, dolores agudos varios, muchas llegadas a la clínica antes de tiempo jurando que se salían, etc.- 

Ya pasaron los miedos, aguantamos hasta la semana 38! Nacieron sanos, grandes y gordos. Y en estos siete meses nos hemos dado cuenta que no es NADA comparado a lo que nos imaginábamos, tener dos hijos no es taaaanto más que tener uno. Pensamos que sería imposible –o casi- pero el cuidado de uno, perfectamente se hace a dos en el mismo tiempo.

Ya les cuento como seguimos cuando cumplan 1 año y empiecen a caminar. Valor!

Link foto: argaldo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Usted puede utilizar las etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>