Las tareas como lugar de encuentro

tareaspor magdalena

Mi hija acaba de entrar a primero básico y la verdad es que ha sido un cambio radical comparado con lo que fue el preescolar. Aunque durante prekinder y kinder tuvo que hacer algunas presentaciones y ocasionalmente tenía tareas, ahora lleva trabajo para la casa todos los días, tiene pruebas con notas, y por el hecho de estar aprendiendo a leer el reforzamiento en este ámbito ha sido bien fuerte.

Y aunque en cierto sentido tanta carga de trabajo me ha angustiado un poco – especialmente cuando no puedo llegar temprano a la casa – he descubierto que es un punto de encuentro muy bonito entre mi hija y yo y lo he tomado como un desafío personal para entusiasmarla con el estudio y el conocimiento, y a la vez medirme en lo que a exigencia se refiere para no angustiarla.

Hasta el momento vamos bien. A veces su ánimo decae cuando algo le cuesta mucho, pero en general es algo que disfruta y que ha tenido sus primeros resultados positivos con buenas notas, lo que ha sido un muy buen estímulo para ella. Lo genial es que a veces yo he sentido que ya está bien preparada para una prueba y no es necesario seguir repasando, pero ella me pide estudiar más porque al parecer lo pasa bien en ese proceso, y eso es una gran satisfacción para mí.

Espero que nuestra energía nos dure para todo el año y que primero básico sea una experiencia que forme hábitos de estudio para el futuro – algo que a mí claramente me faltó – y que logre permanecer en ella ese gusto por el aprendizaje y curiosidad frente al mundo.

4 thoughts on “Las tareas como lugar de encuentro”

  1. Solo puedo decir que estoy completamente en contra de las tareas. Ya bastante rato pasan en el colegio como para ademas tener que llegar a la casa a hacer mas “trabajo”, prefiero disfrutar jugando unos minutos que ayuda mucho mas a su desarrollo.

    1. De acuerdo, yo intento no mandarles tareas a mis estudiantes, pero muchas veces deben terminar lo que no hicieron en clases, porque sacan la vuelta, e igual hay reclamos de las casas.
      Me parece un gran hábito el que [email protected] niñ@s puedan estudiar y realizar tareas o trabajos con sus padres, así conocen mejor los gustos y problemas que se puedan presentar y pueden ayudar a que el proceso sea más entretenido y enriquecedor para [email protected]

  2. Me identifica mucho tu post! Mi hijo acaba de pasar a primero básico y contrario a lo que planteas, yo me he sentido sumamente agobiada, básicamente porque llego a casa a las 19 hrs. aprox. y ya a las 20:30 hrs. empieza el proceso de acostado (baño, pijama, etc.), para acostarlo como máximo a las 21 hrs. En resumen, tengo solo una hora y media efectiva con mi hijo y la tengo que dedicar a hacer tareas o estudiar para algún control, proceso que muchas veces termina en discusión (porque está cansado, porque le cuesta alguna material y se frustra, etc.).
    No estoy completamente en contra de las tareas, pero el ritmo que me ha tocado hasta el momento me parece muy duro: controles y tareas no menos de 3 ó 4 por semana.
    Bueno, ánimo!!!

  3. Pingback: Maternidad y manualidades | DienteLeche

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *