Padres: cómo nos transformamos en vacaciones

vacaciones.jpgpor magdalena

Me he dado cuenta de que me encanto en vacaciones. Es cierto, es un poco ridículo decirlo, pero me he dado cuenta de que durante mis días libres me reencanto con mi propia versión maternal.

Muchas veces me recrimino a mí misma estar demasiado cansada para jugar o contar cuentos o hacer otras actividades con mis hijas tanto como quisiera, pero durante las vacaciones me lleno de energía, me concentro 100% en ellas y lo mejor de todo es que siento que descanso ene y lo paso muy bien también.

Siempre opto por salir de vacaciones las dos últimas semanas de febrero porque hay un poco menos de tumulto, por lo que siempre llego agotada, pero ahora, cuando ya llevamos una semana en la playa con mis hijas, me siento tan bien!! (lo que no quiere decir para nada que tenga ganas de volver a trabajar).

Hoy le dije a mis hijas que mañana volvemos a Santiago porque el domingo partimos al destino final del verano, y pesar de que ellas saben que será muy entretenido, estaban con pena porque en la última semana lo hemos pasado muy muy bien. Hemos cocinado cosas ricas, todos los días andamos en bicicleta, nos bañamos, tomamos desayuno las tres juntas por la mañana sentadas en la cocina, etc. Supongo que no solo yo he notado mi energía durante estos días, sino que ellas también. Y por mucho quiera poder mantener esa versión maternal durante todo el año, es lógico que se hace difícil, y por algo también, siempre las vacaciones son los mejores recuerdos.

1 thought on “Padres: cómo nos transformamos en vacaciones”

  1. Pingback: Mis culpas post vacaciones: | DienteLeche

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *