El problema de traspasar los miedos a los niños

mounstruos
Por Blanca

Los niños son super sensibles. Aprenden mirándonos, con lo que hablamos, con nuestras reacciones, con todo lo que hacemos y decimos.

El otro día una de mis cuñadas le trajo a un sobrino un bonito espantacucos para la noche. Mi sobrino, de manera muy inocente, le dijo ¿y para que? – Para que no vengan los mounstruos de la oscuridad… Con esa frase tan simple mi sobrino dejó de dormir tranquilo.

Antes de eso los mounstruos no existían, no le tenía miedo a la oscuridad y se quedaba dormido solito en su pieza. Por suerte sus papás cacharon que pasaba y lo convencieron de que esos mounstruos no existían y que era un cuento. Pero ¿qué pasa con las cosas que decimos y no nos damos cuenta que en verdad perjudican más que ayudan?

Tengo una amiga con miedo a las arañas, que tiene la pieza de las hijas pasada a insecticida y lo peor es que las niñas ahora ven una araña, aunque sea de jardín y plantan el grito. Otra amiga que tenía fobia a los perros en un grado que podía dar una vuelta a la manzana completa si veía un perro en la calle, o no te visitaba si tenías uno aunque fuera un poodle. Por suerte lo superó con ayuda de sicólogo, para que sus hijos no lo tuvieran que pasar lo mismo toda su vida.

A veces hay que analizarse un poco y ver si esas cosas que son nuestras mañas, manías o fobias merecen ser compartidas o traspasadas a nuestros hijos, si tenemos que trabajar un poco lo que les decimos de nuestros miedos para que sea un aporte y no una tranca a futuro.

6 thoughts on “El problema de traspasar los miedos a los niños”

  1. toda la razón! yo le tenía miedo a las polillas y la primera vez que me vi a mi misma gritando enfrente de mi hija, me sentí tan ridícula que no lo hice más

  2. Ay odio cuando pasan esas cosas como la del espantacuco! Hay que tener tanto cuidado con lo que se dice, esas cabecitas nuevas están susceptibles a todo!

  3. Ayer tuve la “genial” idea de ver Dumbo con mi hija mayor (3 años y medio). la pobre se angustió al ver que el elefantito estaba sin su mamá. Lo único que hacía era preguntarme “y donde está su mamá? por qué lo dejo solito?” Más encima estoy tratando de que se duerma sola (sin mi acostada al lado). Lejos la peor decisión del día. Lloró cuando se fue a acostar, no quería que yo me fuera, horror!

  4. Yo soy cobarde pero tengo espiritu de boy scout asi que reacciono bien, sobre todo si soy “super mamá”, asi que mis miedos estan controlados, solo tengo cuidado de no exagerar cuando encuentro pepas de limon en la ensalada pk no quiero que mi gorda las odie como yo…
    Igual mi gorda ha llegado hablando de los mostros y cosas asi, pero al tiro le explico que los mostros son en verdad como los de monster inc y que no son malos.
    Es dificil aguantarse las ganas de no decir pachotadas contra cosas que uno odia o a la que les teme, pero hay que esforzarse

  5. Se que puede resultar muy dciiifl dejar de pensar que la ansiedad es parte inherente a nuestra personalidad, y tambien se que es importante estar concientes de que aun cuando esto sea un rasgo o una tendencia que hemos desarrollado a lo largo de nuestra vida, Es posible buscar alternativas de desarrollo de habilidades tanto para prevenir y controlar momentos o estados de crisis. La mente es muy fuerte y puede convertirse en nuetro peor enemigo simplemente es cuestion de saber domar a ese gran monstruo que se llama MIEDO, aliandonos con el, teniendolorlo de nuestro lado no evadirlo, hacer una tregua en fin dejar de darle tanto poder sobre nuestra vida, el dia que dejemos de luchar con el y contra el, ese dia se esfumara, se perdera ya no tendra nada mas que hacer a nuestro lado

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *