Tus planes para los días de prenatal

prenatal
por @patyleiva

Siempre recuerdo con felicidad mi primer –y único– prenatal. Pensar en esos días destinados solamente para mí y mi guata era el paraíso, lejos el panorama ideal: sola en la casa sin tener todavía que atender a mi esperada guagua, y dedicarme a preparar todo para su llegada, pero también a tener un tiempo únicamente para mí, algo que se daría con muy poca –o nula– frecuencia en el futuro.

Ayer una amiga embarazada me preguntaba si era buena Gilmore Girls, fue como si me dieran cuerda y me entusiasmé dándole detalles de lo maravillosa que era, recomendándosela por todos lados. Y es que Gilmore Girls formaba parte de mi rutina en las semanas de prenatal. Me levantaba temprano, mi marido se iba a trabajar y yo me quedaba desayunando más sano que nunca en mi vida, hacía las camas, ordenaba un poco y después me sentaba con algo fresco para tomar –era febrero y hacía mucho calor– con la tele prendida en Warner, para ver mi placer televisivo: Gilmore Girls, una serie de madre e hija, divertida y amorosa, ideal. En las noches sí, mi otro placer era The Sopranos, totalmente otra perspectiva, de hecho fue lo que estaba viendo la noche que aparecieron las contracciones.

Otras de las cosas que hice en mi prenatal fue armar el álbum de las vacaciones que habíamos tomado justo antes del embarazo, pegando los tickets de entrada a los lugares junto con las fotos, chapitas, postales y souvenires. Compré cartulina gruesa y la mandé a cortar a medida para hacer cada página, al igual que el cartón de las tapas, que forré con el mapa del metro de la ciudad. Alcancé a armarlo completo para después unir las hojas con un espiral muy grande que permite mirarlo con todos sus detalles cómodamente de principio a fin.

También pinté una bandeja para una de mis mejores amigas que estaría pronto de cumpleaños, con una retícula en la que cada cuadradito llevaba detalles de cosas que a ella le gustaban con tinta china. Lo pasé muy bien haciéndolo y creo que a ella también le gustó harto porque después de muchos años la sigue ocupando; y grabé un cd con una selección de canciones que le dedicaba a mi hijo antes de nacer.

Está claro que también pasé mucho rato comprando esos detalles de última hora, algunos indispensables, otros innecesarios, pero todos con un tiempo límite: el nacimiento. Seguía haciendo mis caminatas largas en las tardes, cuando bajaba el calor para evitar que se me hincharan mucho las piernas, y así fue mas o menos como pasé este estado de felicidad/ansiedad-semi-controlada que es para mí el prenatal.

Estoy consciente de que no todas tienen la suerte de sentirse bien como para ponerse a hacer planes, pero, las que quieran compartir sus actividades o recuerdos de prenatal, son muy bienvenidas, seguro salen buenas ideas para las futuras mamás que nos leen.

2 thoughts on “Tus planes para los días de prenatal”

  1. Que motivada! Por acá también tenía muchos planes, pero como me tocó un invierno frío, es cierto que la camita y las series eran una muy buena opción. Me puse al día con Mad Men y comencé a ver Modern Family que era simple y chistosa, justo lo que yo necesitaba. Ya acompañada vi True Detective y Fargo. También vi algunos documentales muy bien hechos como Babies (está on line y es hermoso).
    Además de ver series mientras tejía una mantita para Renata, me gustaba leer algunos tips de futura madre y darme largas y tranquilas duchas. En la cocina me entretuve inventando todo tipos de sopas de verduras, así sentía que practicaba para el momento de darle distintas papillas.

  2. Yo odié el prenatal, no hallaba que podia hacer sola y extra sola ya que todos (marido, amigas, madre) estaban trabajando, cagada de calor encerrada en el depto, sin que me dejaran manejar y estando demasiado inflada como para ser capaz de ir a pata mas alla de unas pocas cuadras, ni una chance de ir al mall (agotador), y cero ganas de hecharme en la cama (calor, aburrido, aburrido, calor) y lo peor es estar sola, aislada….
    Extrañaba mi escritorio de la oficina con aire acondicionado, conversar con mis colegas, el regaloneo de la secre del area que de puro buena onda me ofrecia un tazón de leche, tener la mente ocupada en un montón de cosas…. NOOOO… me cargó….. de hecho las dos primeras semanas de prenatal iba igual a la pega, como de 10:00 a 14:00 a hacer funcionar las neuronas, pasar el calor, almorzar acompañada. Mil veces hubiera preferido pasar semanas del prenatal al post natal (el mio fue antiguo, el corto) que estar obligada a hacer nada.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *